Alimentos que ayudan al bronceado

Alimentos bronceadores

Se acerca el verano, época en la que nos gusta tomar el sol y conseguir un moreno bonito, pero sin perjudicar nuestra piel. La clave de un color dorado está en exponernos de una manera gradual, siempre con la protección adecuada y tomando ciertos alimentos que nos ayudan a broncearnos más rápido y a mantener el color más tiempo por los nutrientes que nos aportan. Dale una ayuda extra a tu cuerpo y prepárate para un bonito bronceado.

Empieza ya

 

Aunque queden unas semanas para poder disfrutar de un día de playa, puedes empezar a preparar tu piel para el momento de tomar el sol. Para ello combina productos cosméticos, como exfoliantes, con el consumo de estos alimentos:

- Fruta y verdura: aumenta la ingesta de ambas, para estimular la producción de melanina y neutralizar los radicales libres. Los zumos de frutas te ayudarán a conseguir un bronceado más intenso, sobre todo aquellos que contengan zanahoria o frutos rojos. ¡Haz tus combinaciones!

- Vino: si lo tomas de forma moderada (un vaso con la comida) te aportará antioxidantes para evitar el envejecimiento de la piel.

- Productos integrales: tanto la pasta, el arroz y el pan aportan la vitamina B necesaria para hidratar tu piel.

En verano

 

Cuando ya hayas empezado a exponerte al sol, es recomendable que tomes alimentos que contengan ciertos nutrientes que protegen tu piel y potencian tu bronceado.

- Betacarotenos: los productos de color rojo, naranja o marrón como las zanahorias o los tomates son ricos en carotenos, compuesto que se transforma en pigmentos en nuestro  organismo y nos dará un tono de piel más oscuro. También contienen antioxidantes que nos protegen de la radiación solar.

- Vitamina C: en los cítricos, el kiwi, el pimiento… este nutriente también es antioxidante y nos aporta un plus de colágeno para mantener firme nuestra piel.

- Vitamina E: la encontramos en el aceite de oliva y protege las células epiteliales durante la exposición solar.

- Vitamina B y azufre: la mezcla de los dos nos ayuda a mantener la epidermis (capa superior de la piel) más elástica y firme.

- Omega 3: fundamental para tener nuestras células hidratadas. En pescado azul y frutos secos como las nueces.

- Agua: No solo es importante para estar hidratada mientras tomas el sol. También reduce el riesgo de la aparición de manchas y descamación de la piel. Asegúrate de beber un par de litros diarios.

Si nos quemamos

 

En ocasiones, a pesar de que tomemos precauciones a la hora de ponernos al sol, podemos sufrir alguna quemadura. Aparte de utilizar la crema que nos aconseje el profesional sanitario, podemos ayudar a nuestro cuerpo a recuperarse con el zinc. Está presente en lácteos y moluscos y acelera la cicatrización de la piel.    

CONTINÚA LEYENDO