Apúntate al multimasking

¿Por qué usar la misma mascarilla para todo el rostro si cada zona tiene una necesidad específica? Apúntate al multimasking.

¿Por qué usar la misma mascarilla para todo el rostro si cada zona tiene una necesidad específica? Apúntate al multimasking.

Si eres usuaria de Instagram y te gusta conocer las últimas novedades en belleza, es muy posible que ya hayas oído hablar del multimasking. Hasta ahora elegíamos y utilizábamos nuestra mascarilla facial en función de un único objetivo: hidratar, nutrir, conseguir luminosidad, cerrar los poros... Sin embargo, esas necesidades no son las mismas para todas las zonas del rostro. Esta reciente técnica no consiste en otra cosa que en emplear diferentes mascarillas en las distintas partes de la cara para cubrir las necesidades de la dermis de una manera más específica, según el área a tratar (pon en Instagram el hashtag #multimasking y comprobarás todas las imágenes que aparecen).

“La piel del rostro no es uniforme. La frente, las mejillas, el contorno de los ojos, la nariz... tienen una piel diferente, con un grosor distinto, con más o menos grasa,etc. Por tanto, debemos atender cada una de estas áreas de manera personalizada”, apunta el doctor Gabriel Serrano, fundador de Sesderma (sesderma.es).

 

¿Cómo saber qué mascarilla utilizar? 

Lo primero es conocer las necesidades de la piel. En la zona T (frente, nariz y barbilla) suele haber problemas de exceso de grasa y puntos negros, así que son aconsejables mascarillas astringentes, formuladas con ácido salicílico, té verde o arcillas, que eliminan brillos, cierran o minimizan poros y ayudan a regular el sebo facial.

Para el contorno de ojos, escoge productos especiales –teniendo en cuenta que es la zona más sensible y con la piel más fina de todo el rostro– y que preferiblemente contengan retinol y colágeno, para intentar reducir las arrugas finas. La camomila minimiza el problema de las bolsas.

En la zona de las mejillas y laterales de la cara, busca mascarillas que contengan vitamina C y con beneficios antiedad.

En los puntos más secos del rostro puedes optar por un extra de hidratación, con productos enriquecidos con manteca de karité, aceite de argán o betaína.

¡Y no pases por alto el escote! “Es una zona olvidada y castigada por el sol, los perfumes... Envejece tanto como el rostro, pero no recibe los mismos cuidados”, advierte el doctor Serrano. Escoge mascarillas hidratantes ricas en ácido hialurónico, que aporten nutrición e hidratación (en la imagen: Mascarillas para diferentes tipos de piel (45 €), de Bobby Brown; y mascarilla en gel bio-reparadora con células madre de rosa (49,90 €), de Peter Thomas Roth para Sephora).

 

Asesórate antes

Algunos expertos no son muy partidarios del multimasking

 

“Veo mucho más efectivo aplicar primero una mascarilla de limpieza rica en arcillas y posteriormente una de hidratación, rica en ácido hialurónico, en vez de todo a la vez, para no sobresaturar la piel de producto -advierte la esteticista Marta Gamarra, directora de formación de Eve Lom en España-. Siquieres utilizar el multimasking, déjate asesorar primero por un especialista”.

 

En la imagen: mascarilla purificante para pieles mixtas (29,50 €), de CLARINS; y mascarilla ‘Salises’ con efecto astringente (19,95 €), SESDERMA.

‘Do it yourself’

Es posible que a estas alturas estés pensando que te vas a dejar un dineral en tanta mascarilla para cada necesidad diferente de la cara. Es cierto: en comparación con la técnica tradicional de utilización de un único producto para todo, practicar el multimasking  supone invertir en varios a la vez. Si no estás en disposición de hacerlo, la buena noticia es que la  mascarilla es un tratamiento para el que todavía sigue funcionando muy bien la utilización de fórmulas caseras.

Mascarilla casera hidratante

Mezcla un yogur natural con una cucharadita de miel y un chorrito de zumo de limón. Aplícatela evitando los ojos, deja actuar y retira con agua templada.

Mascarilla casera antiarrugas

Tritura medio aguacate y mézclalo con tres cucharaditas de aceite de oliva hasta que quede una pasta homogénea y sin grumos. Deja actuar sobre el rostro y retira con agua fría.

Mascarilla casera para piel grasa

Mezcla en la batidoratres fresas, una clara de huevo y una cucharada de miel. El ácido salicílico natural de la fruta combate el acné (en la imagen, mascarilla anatómica de algodón con extracto de fresa, (3,90 €/unidosis), de Skin79 para Sephora).

Continúa leyendo