Aquagym. ¡Prepárate Para el Verano!

Esta variante del aeróbic se realiza en el agua y eso permite duplicar los efectos del ejercicio ya que la mayor resistencia que ofrece el agua a los movimientos implica un mayor consumo de energía.

Si queremos empezar a preparar el cuerpo para lucirlo bien en verano ya es el momento de adquirir fondo y flexibilidad.  Hacerlo en la piscina te lo pone fácil, porque el agua ofrece una resistencia extra sin hacer que te agotes.  Los efectos de cualquier ejercicio son más intensos en la piscina porque los movimientos contra la resistencia del agua exigen un esfuerzo extra, por lo que, si dispones de poco tiempo para mantenerte en forma o eres algo perezosa, con menos minutos conseguirás los mismos efectos que lograrías con un entrenamiento más intenso haciendo fitness. Además, está demostrado que el corazón puede trabajar más y mejor si está dentro del agua porque la flotación ayuda a sostener el cuerpo, se entrena en posición horizontal, la sangre se distribuye más uniformemente por el organismo y el corazón se expande en el agua.

1-De cara al borde de la piscina.
Empieza agarrándote al borde. Apoya las plantas de los pies en la pared y estira piernas y rodillas. Sirve para aliviar calambres en los posteriores ejercicios, o si vas a nadar.

2-Cada vez a mayor velocidad.
De pie sobre el fondo, anda primero lentamente, para aumentar la velocida hasta el máximo posible. Adelanta siempre el brazo contrario a la pierna.

3-Saltos a buen ritmo.
De pie en el fondo, eleva las rodillas una tras otra todo lo que puedas. mientras mantienes los brazos rectos con las palmas hacia abajo. Al cambiar de pie, da suaves saltitos para aportar ritmo al ejercicio.

4-Círculos con ambos brazos.
De pie y con la espalda recta, abre las piernas a la altura de las caderas. Extiende los brazos lateralmente y haz círculos con ellos, primero en un sentido, después en el contrario.

5-Flexiones de rodillas.
Con el agua por la cintura, separa los pies a mayor distancia que la línea de las caderas. Con las manos sobre ellas, flexiona las rodillas alineándolas con los pies, manteniendo la espalda recta. Cuando el agua llegue a los hombros, estira las rodillas. Repite el ejercicio varias veces.

6-Fuerza en los brazos.
En la parte profunda, apoya las manos en el borde y saca del agua el cuerpo, hasta estirar los brazos. Desciende hasta volver a la posición inicial. Repite cinco veces.

Continúa leyendo