Autobronceador: Manual de uso

Te explicamos uno a uno los pasos a seguir para aplicarlo correctamente y te contamos cuál debes elegir según tu tono de piel.

¿Alguna vez lo has utilizado? Pues hay una serie de pasos que debes seguir antes de su aplicación. Además, para que el acabado sea perfecto, debes elegir el más indicado para tu tono de piel. Atenta, porque te lo contamos todo para que presumas de moreno.

 

 

Cuidados previos

 

Antes de la aplicación del producto tienes que tener en cuenta ciertos cuidados para sacarle todo el partido al autobronceador:

 

 

 

48 horas antes

Es el momento adecuado para retirar el vello. De esta forma, das tiempo a que la piel se calme tras la agresión depilatoria. Si pospones la ‘operación pelos fuera’, puedes poner en peligro la estabilidad del color.

 

24 horas antes

Un día antes retira las células muertas. Emplea un exfoliante oil free. Evita los que incorporan aceites, ya que crean una película que no deja penetrar el producto.

 

El mismo día

Olvídate de hidratar el cuerpo, usar perfume o desodorante. Si no puedes salir sin hidratante, ponte una ultraligera.

 

15 minutos antes

Es impresncindible que cierres los poros para lograr un acabado uniforme. Date una ducha con agua fría y vaporiza el rostro con agua termal previamente refrigerada.

 

 

Si tu piel es...

 

Otro factor a tener en cuenta es tu color de piel. Hay autobronceadores con texturas y componentes diferentes según tu tono. Descubre cuál es el tuyo.

 

 

Blanca

Elige uno que actúe poco a poco y que tenga bajo índice DHA, es decir, que la cantidad de dihidroxiacetona, el derivado del azúcar que tiñe, no sea superior al 3 %. Si no, corres el riesgo de acabar pareciéndote a la prima de Naranjito.

 

Media

Para no caer en el poco favorecedor negro tizón, acude a un autobronceador ligero (mousse o gel). Además, estas texturas livianas son fáciles de extender y se secan en tiempo récord.

 

Oscura

Si este es tu fototipo puedes atreverte con el moreno máximo. El truco para conseguir que quede de cine es acudir a una loción. Aplica las capas necesarias y respeta los tiempos de espera.

Continúa leyendo