Belleza en casa: ¡a exfoliarse!

¿Piel seca, opaca y sin vida? Descubre la importancia de la exfoliación.

Estrés, cansancio, la contaminación, el tabaco, el maquillaje… Hay muchos elementos que atacan nuestra piel y le pasan factura. Por eso, es importante realizar una limpieza profunda al menos dos veces al mes para eliminar todas las células muertas y purificar la piel. Poco a poco, en nuestro día a día, los poros se van llenando de residuos e impurezas que van taponándolos y provocando problemas como acné, granitos o los temidos puntos negros. Esto da lugar a una piel sin luz, áspera y triste.

 

La exfoliación se encargará de remover los residuos de la primera capa de la dermis para promover el proceso natural de renovación celular y conseguir una piel más sana, limpia y suave. Además, tus cremas se absorberán mejor y sus propiedades harán más efecto.

De la cocina a tu piel

Mezcla miel y azúcar para fabricar tu propio exfoliante corporal casero. En la ducha y con la piel mojada, coge la mezcla y realiza un suave masaje con movimientos circulares. Cuando salgas de la ducha aplícate tu crema o leche hidratante y empieza a disfrutar de una piel nueva.

¿Y para el rostro?

Al ser un tipo de piel diferente y más sensible, necesitamos un ingrediente que exfolie de manera más cuidadosa. En este caso cogeremos 1/2 taza de café y lo mezclaremos con miel. Realiza un suave masaje circular, enjuaga con agua fría para cerrar los poros, aplica un poco de tónico y termina con tu hidratante facial. ¡Te encantará el resultado!

Continúa leyendo