Beneficios de la glicerina

Seguro que este ingrediente te suena, pero ¿conoces todas sus propiedades? Te contamos por qué se ha hecho indispensable en tantas recetas cosméticas. 

Seguro que este ingrediente natural te suena, pero ¿conoces todas sus propiedades? Sigue leyendo y entenderás por qué se ha hecho indispensable en tantas recetas cosméticas. 

 

¿Qué es?

 

Es una sustancia rica en lípidos que se usa en elaboraciones home made o sintetizada en formulaciones cosméticas. ¿Sus bondades? Cuando es 100% natural (proviene de aceites vegetales) favorece la humectación y ejerce de escudo protector de la barrera hidrolipídica. De hecho resulta clave para equilibrar el pH dérmico y contrarrestar el efecto de los detergentes y agentes lavantes que contienen geles, jabones, limpiadoras… Además es higroscópica, es decir, capta el agua y se ocupa de transportarla desde capas profundas hasta las más superficiales.

¿Qué propiedades tiene?

 

Se trata de un poderoso agente humectante que puede estar presente en lociones, leches demaquillantes, cremas para manos… ¿sus bondades? Retiene la flexibilidad epidérmica. ¿sus efectos a largo plazo? Previene la aparición de arrugas, porque la mantiene humosa y no deja que se formen los pliegues producidos por la sequedad. Además, acelera la reparación de los tejidos y actúa como desinfectante. ¿Y si se utiliza en la melena? Es un excelente acondicionador que desenreda, suaviza, aporta brillo y respeta el cuero cabelludo. ¡Ah! y si tu pelo sufre los efectos de la humedad, ¡atenta!, acaba con el frizz y define los rizos.

¿Para qué tipo de piel se utiliza?

 

La glicerina es apta para todas, desde la más seca a la más grasa. sin embargo está especialmente indicada para las sensibles y delicadas. ¿Por qué? porque la piel atópica (aquella que sufre eccemas, sequedad y picor) necesita fórmulas cosméticas calmantes de alta tolerancia. Son aquellas compuestas por un agente nutritivo sobre-graso como la glicerina y que no contienen sulfatos, parabenos ni perfumes. Así consiguen dejar la piel aliviada y confortable.

Buenas mezclas

 

Repara la aspereza y la sequedad de las zonas más rugosas:

 

Manos a salvo: mezcla tu crema con glicerina o la líquida con azúcar. Extiende la preparación por las manos y cúbrelas con unos guantes de algodón. Retira pasada una hora. En unos minutos tendrán un tacto sedoso.   


Talones sin grietas: En seco, pasa una lima por el talón. Humedece los pies, lávalos con jabón de glicerina y nutre. 

 

Subblima las rodillas: Frótalas con medio limón, exfolia con un guante de crin e hidrata con una loción de glicerina. 

 

Truco: La glicerina minimiza el impacto de la depilación. Aplícala con un masaje ascendente en las piernas para cerrar los poros, suavizar el enrojecimiento y calmar el 'dolor'. 

CONTINÚA LEYENDO