¿Café para el rostro? La nueva obsesión blogger

Las blogger de moda están utilizando el café para tonificar su cara. ¿Quieres saber qué propiedades aporta a la piel?

¿Qué te parecería cuidar tu piel con café? Por todas es sabido que la cafeína que aporta el café nos activa el organismo y nos permite estar despiertos y tener una dosis de energía extra. Por ello, también podemos aprovechar estas propiedades para cuidar nuestro cutis.

Así, podremos estimular nuestra piel, facilitando la circulación de la sangre y permitiendo que nuestra dermis luzca suave y luminosa. Para ello, no tenemos más que hacernos una mascarilla de café y dejar que su efecto haga de las suyas en nuestro rostro.

Podemos utilizar el mismo café molido con el que nos hemos hecho nuestra infusión mañanera. Si lo mezclamos con leche y masajeamos nuestra cara con la mezcla resultante, conseguiremos exfoliar nuestra piel, eliminando los puntos negros y logrando que nuestra piel rejuvenezca varios años.

Y es que uno de los beneficios del café es que evita que se formen arrugas demasiado pronto. Sin embargo, si no tenemos tiempo para hacer mascarillas, podemos aplicar directamente el café molido sobre nuestra piel, lo que hará que desaparezcan las impurezas y la piel se mantenga hidratada gracias a los nutrientes que posee esta semilla. Otra de las aplicaciones que tiene es el tratamiento de las ojeras, pues permite que disminuya la hinchazón provocada por el cansancio y la falta de horas de sueño.

Pero los beneficios que nos aporta el café no se quedan ahí. Y sino que se lo pregunten a Jennifer Chiu. Esta famosa bloguera usa la semilla molida ni más ni menos que para tintar sus cejas. Si mezclamos café con cocoa en polvo y añadimos aceite de coco y miel, conseguiremos una tinta que pondremos en nuestras cejas durante 20 minutos, con resultados sorprendentes.

Todos estos trucos son fáciles para llevarlos a cabo en casa cuando sacamos un rato de nuestro tiempo. Y es que es necesario que cuidemos nuestro rostro, pues es nuestra mejor carta de presentación.

CONTINÚA LEYENDO