Claves para ponerte el perfume

Un gesto sensual y muy íntimo. Pero ¿lo hacemos correctamente? Te contamos el secreto para sacar todo el partido a tu aroma preferido.  

Un gesto sensual y muy íntimo. Pero ¿lo hacemos correctamente? Te contamos el secreto para sacar todo el partido a tu aroma preferido. En primer lugar es importante el lugar donde te pones el perfume.

 

Las zonas adecuadas del cuerpo para poner una gota de perfume son las de mayor temperatura, debido a que la presión sanguínea está cerca de la epidermis. Son las muñecas, el cuello, la cara interna de los codos, detrás de las orejas y en el esternón, justo encima del pecho. En esas zonas el perfume se liberará con el pulso y se potenciará el olor. También puedes echar un poco de fragancia en el cabello: al moverte se liberará el aroma. Si lo pones en las pantorrillas, tobillos y detrás de las rodillas al andar se difundirá la fragancia de forma uniforme. No es necesario echar mucho perfume, si el perfume es intenso con unas gotas bastará. Si aplicas el perfume después de la ducha, cuando tienes los poros abiertos, durará mucho más. Si además te lo pones después de la crema de cuerpo, ésta sin olor, se adherirá mejor a la piel.Un error muy común que debes evitar es frotar el perfume de una muñeca a otra: esto no hace que penetre mejor, simplemente lo desgasta.

Cuando vayas a comprar un perfume pruébalo en la piel: los perfumes cambian su aroma con cada tipo de piel. Hazlo preferiblemente en el antebrazo y la parte superior de la muñeca. Ese día ve sin perfumar a la tienda, para que las fragancias no se mezclen con la base de la tuya. La elección del aroma depende también de la época del año. El invierno admite fragancias más intensas, así como en verano es mejor decantarse por aromas más frescos.Un truco para que el perfume dure más es aplicar un poco de vaselina detrás de las orejas justo encima de una gota de perfume. Guarda el perfume en su caja ya que le afecta la luz y la temperatura. El baño no es el mejor sitio para conservarlo porque el calor de la ducha puede desvirtuarlo.

 

Ya sabes que el olor que más permanece en la piel es el de los perfumes puros, luego los de los eau de perfume y por último los eau de toilette. Los perfumes con una base de aceite penetran mejor y, por lo tanto, duran más. No te dejes llevar por la publicidad y la fama de un perfume: quizás el olor en tu piel no te resulte exquisito. La fragancia que le va a una persona no tiene por qué oler igual en otra. Busca tu propio aroma. Y recuerda la máxima de Coco Chanel: "Ponte perfume donde quieras recibir un beso". Recurre al perfume como un accesorio más de tu belleza. Dejarás huella.

También te puede interesar:

Continúa leyendo