Cómo hacer un automasaje facial

Un masaje facial suave y realizado regularmente ayuda a mantener la piel más joven, favorece la juventud cutánea y previene la aparición de las arrugas. ¿Quieres aprender a hacerlo? Te contamos cómo.

Un masaje facial suave y realizado regularmente ayuda a mantener la piel más joven, favorece la irrigación cutánea y previene la aparición de las arrugas.

Con el masaje facial la tez mejora y se ilumina, porque se produce una estimulación de los pequeños vasos sanguíneos y por lo tanto, se consigue una mejor nutrición de las células y una completa relajación del rostro.

Es aconsejable realizar, si se puede, un masaje facial diario y acabarlo pulverizando una bruma de agua fría sobre el rostro. 50 % aceites esenciales efectivos + 50 % masaje específico = 100 % resultado visible.

La experta, Isabelle Pacchioni, fundadora de Puressentiel y autora del Libro Auto-massages aux huiles essentielles, nos da algunas claves. 

Pasos del masaje facial

- Comienza desmaquillando por completo la piel del rostro, elige la combinación de aceites esenciales y vegetales según sus objetivos (incluso mezclando varios).

- Aplica una pequeña cantidad de producto en la barbilla, y a continuación impulsa y estira la piel hacia arriba, hacia las sienes. Mantén un ritmo lento.

- Para el cuello realiza los mismos pasos pero hacia abajo (desde la barbilla hacia las clavículas).

- Cuando haga falta, aplicar nuevamente en la piel del rostro unas gotas de su mezcla personalizada de aceites esenciales.

La frente

Realiza 5 pequeños círculos con la yema de los dedos desde la base de la frente, cerca del cuero cabelludo, después realice 5 líneas horizontales (desde el centro hacia fuera), después verticalmente (desde el centro hacia el cabello). 

Los ojos

Sigue con la yema de los dedos la curvatura natural de las cejas, desde el comienzo de la misma a la altura de la nariz hasta los extremos, repita este gesto 5 veces.

Deshincha el contorno de los ojos, efectuando pequeños y suaves círculos en las ojeras, comenzando por la parte del ojo que está pegada a la nariz en dirección a la esquina externa del ojo.

Las mejillas

Coloca los dedos en las mejillas a la altura de la nariz y deslízalos hacia el exterior, trazando 2 o 4 líneas horizontales para cubrir toda la zona de las mejillas.

El cuello

Estira el cuello, pellizcando y masajeando intensamente toda la zona con el fin de eliminar la papada.

Las sienes

Sin retirar las manos del rostro, desliza hacia arriba por los lados de la cara, desde la barbilla hasta las sienes y realiza pequeños masajes circulares.

Continúa leyendo