Claves para ponerse en forma tras la Navidad

Las Navidades pasan factura a nuestro cuerpo en forma de michelines y kilos de más. Pero, hay opciones para bajar el turrón sin pasar una depresión. ¿No sabes por donde empezar? 

Cómo ponerse en forma tras la Navidad

Las Navidades pasan factura a nuestro cuerpo en forma de michelines y kilos de más. Pero, hay opciones para bajar el turrón sin pasar una depresión. ¿No sabes por donde empezar?  ¡Actívate! Con un plan de ataque que no es ningún drama.

1. ¡Lo voy a conseguir!

El primer paso (¡y más importante!) es tener una actitud positiva y pensar que, con la alimentación y el ejercicio adecuado lo conseguirás.

 

Eso sí, ten en cuenta que los turrones, polvorones y bebidas espirituosas no se pierden en dos días. "Olvídate de dietas mágicas y céntrate en recuperar los buenos hábitos alimenticios, hacer ejercicio moderado, descansar lo suficiente y volver a establecer el orden en tu día a día. Y todo empieza por creérselo", dice Isaac Salinas, fitness manager de Virgin Active.

 

2. Hoy pongo en marcha mi plan

Dicho y hecho. Lo mejor para empezar una rutina saludable no es decirlo, es hacerlo. "Distribuye el tiempo del que dispones y las tareas de cada día. Así, el ejercicio será constante y saludable".

 

Siempre es recomendable ponerse pequeñas metas que podamos asumir y que nos motiven para continuar. Añade además unas sencillas pautas alimenticias que podrás complementar con la ruta deportiva y te ayudarán a conseguir tu objetivo.

 

3. Cinco comidas al día

“Tendemos a pensar que cuanto menos comamos, mejor. Sin embargo, está demostrado que cuando pasas muchas horas sin comer sientes un hambre que no se sacia con alimentos ligeros, por eso siempre se recomienda hacer varias comidas al día pero en cantidades menores. Por ejemplo, come una fruta, un par de lonchas de jamón cocido o pavo entre mañana y un lácteo desnatado - por ejemplo, un yogurt - a media tarde”, recomienda Isaac Salinas.

 

También es importante desintoxicarse y beber mucha agua. “Un truco para no comer demasiado consiste en beber un vaso de agua antes de las comidas”.  Por otro lado, las frutas y las verduras contienen un porcentaje muy alto de agua y son antioxidantes, además de contener nutrientes muy necesarios como los minerales, las vitaminas y la fibra.

 

Procura evitar las grasas y no elimines las proteínas de la dieta. Huye de carnes fuertes y sustitúyelas por otras como el pollo o el pavo, por ejemplo. También contienen proteínas el pescado o los huevos. A esto, súmale el calcio y frutos secos en proporciones limitadas, los cuales también ayudan a mantener una dieta equilibrada.

 

4. Sin pausa pero sin prisa

Y para que estos consejos tengan efecto, es importante que combines una buena rutina alimenticia con actividad deportiva, ¡indispensable para ponerte en forma de nuevo!

 

Eso sí, no fuerces tu organismo ni te agotes en exceso. Es aconsejable que planees y gradúes el ejercicio físico.

CONTINÚA LEYENDO