Cómo usar bien la espuma del pelo

Si tienes el pelo rizado, la espuma será, seguramente,  uno de tus imprescindibles en el baño. Te enseñamos cómo usarla correctamente.

Si tienes el pelo rizado, la espuma será seguramente uno de tus imprescindibles en el baño. Te enseñamos cómo usarla correctamente.

 

Aunque ahora parece estar un poco de capa caída frente a otros formatos (fluidos, cremas, serum...), la espuma del pelo sigue siendo una de las grandes aliadas en las mujeres de pelo rizado e incluso en las de pelo liso que, de vez en cuando, quieren llevarlo ondulado.

 

Podrás pensar que su uso no tiene mayor secreto. Y tienes razón, pero lo cierto es que la mayoría de las personas no la utiliza bien. ¿Tú cómo haces? Apostamos porque, como la mayoría de la gente, depositas una cantidad en la palma de la mano, la repartes con la otra mano y, a continuación, la extiendes en el cabello, de la raíz a las puntas o de medios a puntas... ¿Es así? Pues lo cierto es que no es el método más adecuado para sacarle el mejor partido. Te explicamos cómo a continuación.

Con peine

La mejor forma para utilizar este cosmético es depositar la espuma en un peine de púas anchas (si tienes el pelo rizado) o en un peine de dientes finos (si lo tienes liso) y después directamente peinar. De este modo consigues que quede extendida y bien distribuida por toda la melena. Hazlo siempre sobre el pelo húmedo para que el producto no se quede rígido y acartonado al secarse.

 

Muchas de las espumas que hay en el mercado contienen alcohol. A ser posible, elige una fórmula que no lo lleve, porque se reseca mucho el cabello (además, si lo tienes rizado, seguramente ya será seco de por sí).

Continúa leyendo