¿Conoces los champús sin sal? ¿Qué ventajas tienen?

Descubre cuál es el mejor champú para tu cabello.

A veces es difícil poder elegir el mejor champú para nuestro cabello. Se recomienda en todo momento elegir el más adaptado para nuestro tipo de pelo, pero existen ciertos champús que no nos lo dejan del todo claro.

Encontramos versiones hidratantes, antiresiduos, anticaspa, sin sal… Este último cada vez es más famoso, también es conocido como champú sin sulfatos. Tenemos claro las funciones de los hidratantes, de los antiresiduos y de los anticaspa pero, ¿qué pasa con los champús sin sal?

Los champús normales

Los champús comunes, limpian en profundidad el pelo. El sulfato y el cloruro existente entre sus ingredientes son la sal del ácido sulfúrico o el sodio, responsable de higienizar la mecha capilar. Son más eficientes en la limpieza, acaban con la oleosidad natural del cabello, y es entonces cuando debemos añadir a nuestros hábitos diarios el acondicionador, encargado de devolver la suavidad y el brillo a la mecha.

Para ayudarte a identificarlos, estos champús son aquellos que generan bastante espuma durante el lavado y generalmente tienen una textura perlada. Son recomendados, además, para aquellas personas que tienen el cabello graso, ya que ayudan a equilibrar este problema.

Los champús sin sal

En cuanto a los champús sin sal, limpian el pelo de una forma menos agresiva porque higienizan sin retirar totalmente la oleosidad natural de nuestro cabello. Al ser más suaves, protegen el cuero cabelludo ya que la retirada absoluta del sebo natural lo reseca.

Son más recomendados para quienes tienen el cabello rizado o encrespado, ya que son por naturaleza los más secos y débiles. Por otra parte, también se recomiendan para aquellas personas que hayan sometido su cabello a procesos químicos como alisados o tintes, precisamente por la ventaja de que limpian con más suavidad el cabello.

Claves para elegir un champú sin sal

Mira en el envase, si está formado por varios sulfatos como Lauril sulfato de amonio (ASL), lauril sulfato de sodio (SLS) o cloruro de sodio huye de estos champús. Son casi detergentes. Su pH es altísimo y en vez de limpiar el pelo lo que hace es barrer todo: color, grasa, hidratación…, de una melena.

Si en la etiqueta ves que lleva algún sulfato, pero no contiene cloruro de sodio, ese será un buen champú sin sal. Si tiene sulfatos, pero no tiene el cloruro puedes utilizar tranquilamente, ya que será un champú con pH neutro. Lo que debes evitar, por tanto, es el cloruro de sodio, y no los sulfatos, que es lo que la mayoría de la gente piensa. 

Por: Aquarella Peluqueros.

Continúa leyendo