Sérums inteligentes para ti

 

¿Conoces los sérums inteligentes?
Son cremas de textura ligera que ayudan a la piel a protegerse del paso del tiempo. hasta aquí lo de siempre. La novedad es que consiguen que, por ella misma, reactive sus funciones preventivas y reparadoras para el futuro. 

Cremas que dosifican lo que tu piel necesita en cada momento. De ahí que estos sérums vayan acompañados del calificativo ‘inteligentes’.

¿Y en qué consiste su ingenio?
En que, además de cuidar las necesidades del día a día, son también portadores de los activos para que la dermis los absorba según necesidades futuras.


¿Qué les diferencia de los otros?

“Los sérums inteligentes no sólo contienen los activos para solucionar el problema cutáneo, sino que además incorporan una tecnología que penetra hasta la raíz donde se origina el problema”, explica el doctor Gabriel Serrano, médico dermatólogo y fundador de los Laboratorios Sesderma. Es la llamada nanotecnología, a través de la cual se consigue encapsular los principios en burbujas de un tamaño tan reducido que consiguen llegar a las capas más profundas de la piel. “Además, éstas protegen el activo hasta que lo liberan de manera sostenida porque seleccionan la zona de acción”, afirma Serrano.

Multifuncionales..., tratan, reparan, protegen...

“La fórmula de estos sérums está hecha para ser capaz de identificar los problemas específicos de la piel, para proporcionar una reparación personalizada y a medida, e incluso al daño que aún no se aprecia”, asegura el doctor Tom Mammone, director ejecutivo de Fisiología y Farmacología de la piel de Clinique. Pero, ¿cómo consigue este producto mantenerse en alerta si los ingredientes no son necesarios para una preocupación específica? Nos lo explica el doctor Mammone: “Al aplicarlos en la piel, sus componentes crean una reserva que no se utiliza a menos de que reciba una señal específica para que se ponga en funcionamiento”.     

Más beneficios

Evitan las irritaciones que algunos ingredientes pueden causar en la dermis. Activos agresivos como el retinol, el ácido salicílico y el ácido glicólico se toleran mejor cuando se encuentran encapsulados como en este tipo de cosméticos.
efectO permanente, que se mantiene en el tiempo debido a la eficacia y profundidad de la penetración de los activos.   Sin olvidarnos, por supuesto, de los beneficios antiedad y antioxidantes.
 

Modo de empleo

Con poca cantidad basta. Los sérums, al poseer una mayor concentración de activos, la cantidad a utilizar debe ser menor. Muchas marcas los comercializan  en formato de cuentagotas, por tanto, “aplicando cuatro gotas del producto con un suave masaje es suficiente”, recomienda el doctor Gabriel Serrano.

¿Cuándo lo aplicamos?
No hay un criterio universal. Depende del tipo de sérum y las necesidades de cada piel. Aunque nos podemos guiar por estos ejemplos. Si llevan retinol de un 0,3% o 0,6%, siempre por la noche. Si contienen Vitamina C, lo mejor es usarlo por la mañana para que la dermis pueda beneficiarse de su efecto antioxidante todo el día. Los sérums con factor de crecimiento, es decir, los que combaten los signos del envejecimiento, se pueden utilizar en ambos  momentos. En cualquier caso, lo que se aconseja en todos, sean del tipo que sean, es aplicarlos después de la limpieza facial y seguido de una hidratante.   

Un must en tu rutina

Los expertos recomiendan complementar el uso de este tipo de sérums con una hidratante adecuada a cada tipo de piel. “Una piel grasa prefiere una textura gel, una piel mixta un textura crema gel y una piel seca, una textura cremosa”, nos recuerda Gabriel Serrano.
Tras aplicar el sérum es importante nutrir la piel con diferentes activos, para lograr un tratamiento completo y conseguir los efectos deseados. “Por ejemplo, para una piel madura con manchas se recomendaría un serum despigmentante y una crema antiedad”, expone Serrano.
es totalmente compatible alternar el uso de sérums inteligentes con otros más específicos, como por ejemplo los que están destinados a corregir manchas o falta de uniformidad en la piel. En cualquier caso, ante la duda, antes de coordinar la utización de dos sérums en nuestra rutina diaria de belleza lo más adecuado es hacerse un diagnóstico de la piel.

 

Por Rosa Salom

Continúa leyendo