Consejos para una pedicura perfecta en casa

Mímalos en tan solo 4 pasos. ¿Quieres saber cómo? Te lo contamos. ¡Toma nota!

Cuidamos nuestro cabello, vigilamos nuestra alimentación, usamos mascarillas faciales… pero no dedicamos a los pies el tiempo suficiente y no nos damos cuenta de que es una de las partes del cuerpo que más sufre día a día. Nosotros te ayudamos con estos sencillos pasos.

Paso 1: Limpiar y remojar

Si tienes las uñas pintadas, quita el esmalte con un algodón e introduce los pies en un recipiente con agua caliente durante 5-10 minutos.

 

Paso 2: Cortar y limar

Seca cuidadosamente tus pies y corta las uñas de forma recta con unas tijeritas o cortaúñas. Utiliza una lima para redondear las esquinas y evitar que se hinquen en la piel.

 

Paso 3: Retira durezas

Retira las cutículas con un producto que las ablande. Con el otro extremo del quita-cutículas limpia la zona debajo de las uñas. A continuación, pasaremos a eliminar las durezas con la ayuda de una piedra pómez. Si sufres de durezas constantes prueba a usar una crema específica para la zona.

Paso 4: Hidratar y masajear

Probablemente el mejor de todos. Introduce de nuevo tus pies en agua templada y lávalos con jabón para eliminar todos los residuos que hayan podido quedar. Sécalos y realiza un buen masaje con una crema hidratante para nutrirlos y suavizarlos. Para finalizar, relájate y enrolla tus pies en una toalla húmeda y caliente. ¡A relajarse!

También te puede interesar:

Continúa leyendo