Cosmética coreana: lo vas a querer todo

Directa desde Asia Oriental, y repleta de nuevos y atractivos productos desconocidos, nos ha conquistado. La revolución de la cosmética coreana no ha hecho más que empezar.

Directa desde Asia Oriental, y repleta de nuevos y atractivos productos desconocidos, nos ha conquistado. La revolución de la cosmética coreana no ha hecho más que empezar.

 

Durante años, en el mundo cosmético había una madre patria de excepción. Llevar una etiqueta con el made in France era sinónimo de éxito porque nuestros vecinos eran la cuna de la moda y la belleza. Con el tiempo, EE UU ganó puestos, pero ahora llega el turno de la cosmética de Corea (por supuesto, del Sur). Atraídas por su piel de alabastro, las occidentales morimos por saber qué usan ellas y cómo.

 

Cuestión de piel

El ideal de belleza coreano pasa por tener un cutis impecable a todas las edades y en ambos sexos. Y no escatiman tiempo ni dinero para conseguirlo. “La piel es su tarjeta de visita. No entenderían llevar un bolso de lujo y luego tener una tez poco cuidada”, opina Ruth Macías, directora de Suiskin en España.

 

Para ello le dedican unos 20 minutos diarios al tratamiento, mañana y noche. Sin embargo, se maquillan menos que las españolas. “Para las coreanas lo importante es tener una piel impecable que el maquillaje debe realzar, pero no camuflar”.

Qué hacen ellas (y tú no)

Aparte del tiempo empleado en sus rutinas, estas asiáticas gastan en cosméticos el doble que las occidentales. Las españolas, por ejemplo, invertimos 139 euros anuales en belleza, según la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética.

 

Si nuestra media de productos es de tres, ellas utilizan diez, y además disfrutando del momento. “Cuando haces las cosas por obligación y no como algo placentero, siempre cuesta más; por eso se intentan reducir los pasos al máximo”, lamenta Lilin Yang, fundadora de Miin KoreanCosmetics y portavoz de la nueva sección de Sephora, Korean Beauty.

 

Por ejemplo, en Europa nos limpiamos la piel en un solo paso y allí en dos: primero un aceite para eliminar el maquillaje más graso y luego una espuma o un jabón dermatológico. En la imagen, perfume sólido Pocket Bunny (11,99 €), de Tony Moly, Crema de manos osito panda (6,99 €) y bálsamo labial macaron (7,99 €), de Miin Korean Cosmetics.

Cosméticos desconocidos

Además de un riguroso uso de solares, que se van reaplicando a lo largo del día y se acompañan de protección física (sombreros, ropa, sombrillas...), también tienen incorporados a su neceser otros productos aún poco conocidos para nosotras, como las emulsiones (versiones más ligeras de las cremas) o las lociones, que son concentrados en activos hidratantes con otros iluminadores o nutritivos.

 

Al ser líquidos, tienen gran poder de penetración y se aplican con los dedos, después del sérum y antes de la crema diaria y del contorno de ojos.

 

Un ‘packaging’ especial

Algo que diferencia a algunas marcas de cosmética coreana de las europeas es el ‘envoltorio’ en dos vertientes: la del envase divertido, colorista, original y naíf (muñequitos, conejitos, osos panda, gatitos) y la del minimalista, desprovisto de adornos pero al mismo tiempo sinónimo de suntuosidad y buen gusto.

 

Por ejemplo, el lema de la firma Klairs es Simple but enough (sencillo pero suficiente), haciendo referencia también a sus recipientes y embalajes. En la imagen, maquillaje Cushion Cream (46,50 €), de MI-IN. Sérum regenerador (48 €), de Suiskin; y Mascarilla exfoliante de manzana (6,90 €), de Tony Moly para Sephora.

Lo que va a venir

Las BB Cream, los tratamientos whitening, los sleeping pack... Todos ellos son tratamientos procedentes de Corea que ya han revolucionado el mercado occidental. Pero queda mucho por venir. “Veremos novedades en las fórmulas -como los sérum en crema- y activos como la lava volcánica o las algas diatomeas, que se gelifican en contacto conel agua”, adelanta Ruth Macías. También avances en cosméticos con ácido hialurónico (Corea es el mayor productor de este activo), nuevas marcas veganas (ante el creciente interés por la cosmética natural) y una auténtica explosión en el mundo de las mascarillas, “con sorprendentes formatos”, advierten desde Sephora. Veremos innovadoras sheets masks (las que son como un tisú que se coloca a modo de máscara) para otras partes del cuerpo como manos, pies, labios e incluso mascarillas para la zona íntima.

Continúa leyendo