Cosméticos 'after party'

 

Salir por la noche hasta altas horas de la madrugada nos hace levantarnos con nuestra peor cara... ¿Cómo solucionarlo? Con estas seis herramientas de belleza infalibles.
 

 

Ampollas flash

¿POR QUÉ? Borran los signos de fatiga en el rostro, como su nombre indica, ¡de forma instantánea! La piel gana en luminosidad y, además, el maquillaje queda fijado más tiempo.
¿CÓMO? Bastan sólo un par de gotas, en la cara y el cuello -tras la higiene facial-, por la mañana, cuando empecemos a arreglarnos.

 

Contorno de ojos

¿POR QUÉ? La zona ocular (cuya piel es más fina y delicada que la del resto de la cara) es la que más acusa los signos de cansancio, que suelen manifestarse en forma de ojeras y bolsas.
¿CÓMO? Con productos específicos que desinflamen y proporcionen frescura al instante. Para ello, son muy recomendables los formatos roll on.

BB Cream

¿POR QUÉ? Seguramente, después de una noche de fiesta lo que menos nos apetezca sea pasarnos horas y horas ante el espejo... Las BB hidratan la epidermis, le dan color y cubren las imperfecciones, todo a la vez.
¿CÓMO? Repartiendo bien el producto de manera homogénea con la yema de los dedos (como lo harías con una crema de tratamiento).

Labial rojo

¿POR QUÉ? El rojo es un color fuerte a la vez que seductor. ¡Y que nos favorece a todas! Por tanto, es el mejor broche final para terminar de arreglar la cara más terrible.
¿CÓMO? Para una duración máxima, aplicaremos primero un toque de polvos sueltos (con los que unificamos el tono), después perfilamos y ya, por último, pintamos con el rouge.

Colorete

¿POR QUÉ? Las mejillas son uno de los puntos que más denotan si nuestro aspecto es o no saludable. Así que, en la misión de lucir nuestra mejor cara, ¡el blush no puede faltar!
¿CÓMO? Lo más fácil: sonreír y dar el brochazo, dedazo o pincelada en la zona que más sobresale de los mofletes y, a continuación, difuminar.

Máscara de pestañas

¿POR QUÉ? El rímel es imprescindible porque les da a los ojos ese matiz embellecedor que necesitan para completar su proceso de ‘reparación’ tras una noche en la que se durmió poco.
¿CÓMO? Lo ideal (al tener los ojos algo más sensibles) es optar por un rímel waterproof o hipoalergénico y así evitar el lagrimeo.

 

Por Rosa Salóm

Continúa leyendo