Cosméticos flash, tus aliados para lucir una piel perfecta

La Navidad supone para algunas personas un cúmulo de estrés que se puede reflejar en el rostro. Ten en cuenta estos cosméticos, se pueden convertir en tus aliados para tener una piel perfecta.

Para muchas de nosotras la Navidad significa un cúmulo de eventos sociales y reuniones que se suman al frenesí por encontrar y comprar los regalos ideales, decorar la casa, cuadrar agendas con amigos y familiares… Y todo ello sumado a nuestro deseo por disfrutar de esta época del año.

Todo este estrés de las fiestas navideñas pasa factura y se refleja, sobre todo, en el rostro. Los nervios, las prisas, el poco tiempo que dedicamos a cuidarnos, la falta de sueño reparador y unos malos hábitos de alimentación y ejercicio, son algunos factores que pueden provocar que nuestra tez pierda luz, las arrugas se hagan más visibles, aparezcan ojeras y bolsas o que incluso suframos pequeños brotes de acné.

Para paliar estos efectos y estar perfecta en todas y cada una de las citas que tengas, la clave son los cosméticos de acción flash: aquellos que, en cuestión de minutos, mejoran el aspecto de la piel desde diferentes frentes. Ya sea para reafirmar la piel como para devolver la luminosidad perdida o camuflar arrugas o manchas, estos cosméticos tienen ingredientes concentrados que actúan rápidamente y nos pueden salvar en caso de emergencia.

Las mejores opciones flash

Por una parte tenemos las archiconocidas ampollas, que se aplican con un ligero masaje sobre la piel limpia y permiten después maquillarse de forma habitual. Las que mejor funcionan son las que incluyen vitamina C, un revitalizante natural que estimula la producción de colágeno y elastina haciendo que la piel parezca más firme, tonificada y con mucha más luz. Sin embargo, para reafirmar también podemos optar por mascarillas con proteínas y polisacáridos que tensen la piel y ejerzan un efecto lifting.

Si tenemos poros dilatados, arruguitas o marcas que queremos disimular, los primers o prebases son la mejor opción. Se trata de cosméticos que se aplican antes del maquillaje y que consiguen rellenar estas imperfecciones para que la piel quede lisa. Algunos de los ingredientes más utilizados son siliconas, ácido hialurónico y ácido agárico. Al alisar la piel, ésta se vuelve más luminosa también, por lo que el beneficio es doble.

Dentro del mundo de las prebases también están las que contienen pigmentos de color para neutralizar imperfecciones. Su actuación se basa en los colores complementarios: los pigmentos de la crema consiguen absorber la luz que desprende el color de la imperfección y de esta forma, neutralizarla. Por ejemplo, las prebases correctoras verdes absorben la luz roja de los granitos y las rojeces y reflejan la verde propia, por lo cual la rojez es menos intensa y se disimula. Sin embargo, no hay que temer porque nuestra cara se tiña de color pues la tecnología ha hecho que estos pigmentos no modifiquen el color de la crema, y sólo actúen neutralizando el subtono de la piel. Elijamos la prebase que elijamos, siempre hay que tener en cuenta que si nuestra piel es grasa o con acné, debemos elegir productos oil-free y no comedogénicos.

Ambas opciones, ampollas y primers, son perfectas para borrar de forma casi instantánea los signos del estrés de nuestro rostro y despreocuparnos por las imperfecciones durante un tiempo.

Por: Mónica Lizondo, farmacéutica y cofundadora de Farmaconfianza.

Continúa leyendo