Cuidados básicos para una manos perfectas

Las manos delatan tu edad y atraen las miradas tanto como tus ojos o tus labios. Es importante que les dediques tiempo para que tengan siempre buen aspecto y se mantengan siempre hidratadas.

Tus manos hablan de ti, por eso es importante dedicarles unas rutinas de belleza que les devuelvan toda su tersura y que no delaten el paso del tiempo. Esto es lo que te piden tus manos.

-Hidratación. Siempre que las laves sécate bien y date crema hidratante. Lleva siempre encima un tubo de crema para dártela a cualquier hora del día. Para la noche puede ser más nutritiva que para el día, para que se absorba mejor. También puedes aprovechar para hacer curas de hidratación por la noche: ponte una buena mascarilla de manos y duerme con guantes toda la noche. Notarás los resultados a la mañana siguiente. El aceite de almendras o de oliva son grandes agentes hidratantes, el aceite de rosa mosqueta te ayudará a prevenir las manchas. 

-Exfoliación. Las manos también acumulan células muertas, así que una buena exfoliación nunca viene mal. Un método casero que las dejará como nuevas es el siguiente: pon en el cuenco de tu mano aceite de oliva o de almendras, añade una cucharadita de azúcar y frota bien las manos. Luego lávalas con jabón para quitar el aceite y sécalas. Verás como se quedan muy suaves y tersas. También puedes optar por un exfoliante de manos, hay muchos en el mercado. 

-Si puedes evita cortar las uñas y ve dándoles forma con la lima. Así serán menos quebradizas. Un protector tampoco les vendrá mal para fortalecerlas y que sean duras y lisas. Tampoco conviene cortar las cutículas y suponen una protección para la raíz de la uña: para quitarlas es mejor reblandecer esa piel y empujarla con un palito de naranjo.

Protege tus manos tanto del frío como del sol

-Protégelas. Nuestras manos sufren muchas agresiones, del sol, del frío, detergentes. Toma medidas para evitar esos daños: cada vez que vayas a fregar usa guantes, los detergentes y jabones son perjudiciales para la piel, evita sus efectos todo lo que te sea posible. Utiliza siempre, incluso en invierno, crema con factor de protección solar. Damos mucha importancia a la piel de rostro y escote, pero olvidamos nuestras manos. Las manos reciben los rayos solares de manera directa.

-Si sueles llevar tus uñas pintadas haz periodos de descanso para que la uña respire. Si utilizas esmaltes oscuros pon siempre debajo una base protectora para evitar que la uña quede amarillenta. 

-Lavado. Asegúrate de que estás usando el jabón adecuado, lo más natural posible. Si contienen vitaminas, aceites esenciales, manteca de karité o algún otro ingrediente hidratante, mejor. Intenta no lavarte las manos con agua caliente, hazlo con agua templada. Sécalas suavemente, a toquecitos, sin frotar demasiado.

En invierno utiliza guantes y en verano no salgas sin crema de protección solar, reponiéndola a menudo. Unas manos cuidadas forman parte también de tu atractivo. Límalas a menudo para darles una forma correcta, corta los pellejitos y no te muerdas las uñas. ¡Cuídalas! Son tu carta de presentación.

También te puede interesar:

Continúa leyendo