Descubre las propiedades de la camomila en cosmética

Todas relacionamos la camomila, también conocida como manzanilla, con las infusiones que nos tomamos después de las comidas para hacer la digestión como carminativo. Sin embargo, en el campo de la cosmética es uno de los ingredientes mejor valorados por sus múltiples propiedades.

Principalmente, la camomila tiene propiedades descongestivas y suavizantes gracias a su contenido en aceites esenciales y flavonoides. Por eso suele estar presente en cosméticos formulados para pieles sensibles, pues la cuida sin alterar el manto hidrolipídico ni el pH de la piel, estabilizándola. Incluso si ya existe un problema de rojeces o picor, la camomila calma la piel y reduce su sensibilidad.

La camomila también es un ingrediente muy presente en cosméticos para la noche, como cremas o tónicos, o bien en mascarillas, pues tiene la capacidad de dejar la piel descansada y relajada. Además, su fragancia induce a esta sensación de bienestar.

Otras de las propiedades de la camomila son su acción desintoxicante y depurativa, así como antiinflamatoria, algo que encaja perfectamente en aquellas pieles con problemas de acné, que necesitan un producto suave pero a la vez que limpie y evite que los poros se inflamen más.

Para el cabello también se utiliza mucho, sobre todo en los champus para niños, pues tienen un cabello muy fino y delicado que necesita ingredientes suaves. Sin embargo los mayores también se pueden aprovechar de estos beneficios, principalmente si tienen el cabello fino y quebradizo o si lo lavan con mucha frecuencia, pues protege el equilibrio del cuero cabelludo.

La camomila, por último, también suele estar presente en bálsamos labiales y cremas de manos o de pies, gracias a sus efectos suavizantes en estas zonas que se agrietan con facilidad.

Por: Mónica Lizondo, farmacéutica y cofundadora de Farmaconfianza.

También te puede interesar:

Continúa leyendo