Di adiós a la papada

La grasa acumulada debajo del mentón crea un efecto antiestético de doble barbilla que no desaparece con dietas ni ejercicio. ¿Cuánto sabes de este problema?

La grasa acumulada debajo del mentón crea un efecto antiestético de doble barbilla que no desaparece con dietas ni ejercicio. ¿Cuánto sabes de este problema?

 

La papada es un acúmulo de adiposidad localizada, es decir, de células grasas que se sitúan en el área bajo la barbilla.

 

También aparece cuando una persona presenta flacidez en la piel. Es un problema estético muy común y del que, sin embargo, desconocemos muchos aspectos. Con la ayuda de expertos, respondemos a las principales preguntas (en la imagen, la cantante Adele).

 

 

¿Por qué aparece?

Cuestión de sobrepeso y constitución

A veces se relaciona con la obesidad, pero en ocasiones es un mero tema de constitución.

 

“Anatómicamente, la rama horizontal de la mandíbula y el mentón ayudan a contener los tejidos faciales, pero con el paso del tiempo y debido a cambios estructurales en el rostro esta acción no es tan marcada y se favorece el acúmulo de tejido graso en la zona”, explica el doctor Sergio Fernández, médico especialista en estética y nutrición de la Clínica Dorsia (clinicas-dorsia.es).

 

Si a ello se suma la gravedad (descolgamiento por la flacidez de los tejidos), la papada se hace inevitable (en la imagen, la actriz Kim Catrall).

¿Es algo genético?

También las delgadas.

Aunque en la mayoría de los casos se relaciona con el exceso de peso, el acúmulo de grasa también puede ser congénito, es decir, que muchas de las personas con papada están predispuestas genéticamente a sufrirla (lo mismo que pasa con las cartucheras). Esta es la razón por la que resulta tan difícil de eliminar con dietas o ejercicio y explica también que no sea un problema exclusivo de personas con problemas de talla.

“Por el contrario, es muy habitual en una constitución delgada”, asegura Rubén Guilarte, cirujano plástico (drguilarte.com) (en la imagen, la actriz Kirsten Dunst).

¿Cuándo aparece?

Adolescencia

El desarrollo de las células grasas (adipocitos) de esta zona se suele dar durante la adolescencia. Se trata de un proceso natural que a veces poco tiene que ver con la alimentación. “Si los adipocitos de esta zona están programados para acumular grasa, esto sucederá sin que pueda ponerse remedio alguno”, advierte el doctor Guilarte.

¿Se previene?

Cuidado con el peso.

 

Sí, la papada se puede prevenir, siempre que no exista predisposición genética: “Manteniéndonos en el peso ideal, con tratamientos estéticos como masajes, drenajes de la zona y aplicando productos lipolíticos, con radiofrecuencia”, detalla el doctor Simón Dray, médico estético de la Clínica Dray (doc?torsimondray.com) (en la imagen, Lindsey Lohan).

¿Hay ejercicios?

Moviliza la zona a diario.

Sí, de cuello y cabeza, y sobre todo masajes específicos. “Hay que evitar mantener la cabeza estática. No se elimina la papada, pero sí se previene que se acumule la grasa”, agrega el doctor Dray. Si mantienes el cuello con movilidad, el drenaje linfático y la circulación se activan. 

¿Y tratamientos?

Un amplio abanico.

Hay tratamientos de varios tipos. “Técnicas bioestimuladoras de colágeno y radiofrecuencia, para mejorar la elasticidad de la piel. También, un protocolo no quirúrgico denominada intralipoterapia (desde 200 €/sesión), que reduce la papada pero no la elimina de forma definitiva. Se inyecta una solución microgelatinosa que reduce el volumen del tejido graso”, indica el doctor Fernández. “Consigue unos resultados duraderos al disminuir los adipocitos, pero si el paciente no sigue luego unos cuidados mínimos, las células que quedan pueden llenarse de grasa nuevamente”. 

¿Tiene operación?

Liposución y 'lifting'.

En realidad, la operación quirúrgica es el único modo de eliminarla por completo. “Liposucción (desde 1.800 € ) en el cuello en el caso de que se deba al acúmulo de grasa y lifting (desde 5.950 € ) si el problema es la pérdida de elasticidad”, concluye el doctor Fernández (en la imagen, Susan Sarandon).

Continúa leyendo