El orden correcto para aplicar los cosméticos

El cuidado de la piel es indispensable para que luzca bonita. Y por eso, para que los cosméticos sean efectivos, hay que aplicarlos en el orden adecuado.

Sérums, mascarillas, limpiadores, tónicos, cremas hidratantes, exfoliantes… actualmente existe una gran variedad de cosméticos, presentados en distintos formatos y con objetivos diferentes. Este sinfín de posibilidades nos facilita la tarea de cuidar nuestra piel, pero cuando la gama es tan extensa el orden se convierte en una prioridad para sacar el máximo partido de cada uno de los cosméticos que nos aplicamos.

 

Y es que no se consiguen los mismos resultados si aplicamos los cosméticos sin unas pautas fijas que si conocemos sus características y los combinamos para aprovechar todo el potencial que ofrecen.


Cómo aplicar los cosméticos


La limpieza con geles, lociones micelares o leches, (según el tipo de piel o preferencia, escogeremos un formato u otro) y tónico, tanto de día como de noche, debe estar en primer lugar.


Si utilizas contorno de ojos específico o un sérum, este será el momento de aplicarlos, después de la limpieza,  ya que la dermis está completamente limpia, por lo que penetrará mejor. Si tienes bolsas, a no ser que el contorno de ojos esté recomendado para la noche, es mejor utilizarlo por la mañana solamente. Puede parecer extraño, pero de noche es cuando el párpado retiene agua, y si la piel tiene crema, éste es incapaz de expulsarla, aumentando la retención y haciendo más visible la bolsa.

Después, irán el resto de productos que utilicemos para el rostro: crema de tratamiento, base de maquillaje, colorete… Si vas a salir, recuerda que una media hora antes debes aplicar protector solar, y replicarlo aproximadamente cada 2 horas si vas a seguir estando expuesta al sol.


Otros productos que nos podemos aplicar son las ampollas de proteoglicanos o las flash, si las necesidades de la piel así lo demandan. Estos productos están ideados para equilibrar la piel y prepararla para los siguientes tratamientos. Es recomendable aplicarlas antes de la crema y protector solar o, si usas sérum, entre este y la crema.


Una vez a la semana hay otros tratamientos de limpieza más profunda o intensiva como mascarillas o exfoliantes. La aplicación de estos cosméticos dependerá de nuestro tipo de piel y de su estado.


Tanto mascarillas como exfoliantes se deben utilizar como mucho dos veces por semana. En el caso de los exfoliantes, siempre se aplicarán con la piel húmeda con un suave masaje. No es recomendable una exfoliación cuando la piel esté irritada: por ejemplo, después de tomar el sol, depilarse o en caso de acné. Y por supuesto después de estos productos no olvides hidratar tu piel, para recuperar su manto hidrolipídico.


Por Mónica Lizondo, farmacéutica y cofundadora de Farmaconfianza.

También te puede interesar:

Continúa leyendo