Entre Ceja y Ceja

La morfología del rostro es determinante en el diseño de las cejas, que son un elemento fundamental en el rostro, por su poder para transformar la mirada, determinar su expresión y dotar de equilibrio a la cara.
Como punto de partida y guía de referencia, debemos trazar cuatro líneas (fíjate en el gráfico).
1. Nace en la aleta de la nariz, discurre por el vértice del lacrimal y finaliza en el nacimiento de la ceja. Lo que salta de esta línea, sobra.
2. Desde la aleta de la nariz hasta la cola de la ceja. Determina su final, al pasar necesariamente por el vértice externo del ojo.
3. Es la más importante por determinar la posición del ángulo. Discurre pegada al borde externo del iris, cuando se mira hacia delante.
4.  Es la única guía horizontal. Marca el punto más bajo del nacimiento de la ceja, que debe coincidir con el punto final de la cola.
Reconocer el óvalo propio no es fácil. La mayoría de los errores de  maquillaje se debe al desconocimiento de su estructura y a la costumbre de seguir una técnica general, que no favorece en todos los casos. A veces es necesario acudir a un profesional para que haga un diseño de cejas acorde con nuestros rasgos. Mara Amandi tiene un amplio conocimiento del rostro, así como de los huesos y el tejido que constituyen su morfología, determinando con exactitud los puntos de referencia para averiguar la forma redonda, ovalada, corazón, cuadrada o alargada de cada uno. Especialmente adecuado para darle forma a las cejas, porque de ellas depende la expresión del rostro.
REDONDO. Las cejas desempeñan un papel estilizante en este óvalo juvenil generalmente, que se caracteriza por la presencia de mofletes. Las cejas deben ser gruesas y definidas, con un arco que contrarreste el volumen de las mejillas.
OVALADO. Se dice de él que es el rostro ideal por tener las medidas perfectas. Sus proporciones admite cualquier tipo de cejas. La elección de un diseño arqueado o anguloso, depende más de la forma de los ojos, que de su óvalo simétrico.
CORAZÓN. Presenta unos pómulos prominentes, muy anchos respecto a la barbilla, requiere un diseño suavizado de las cejas, sin picos ni ángulo pronunciado.
CUADRADO. Se caracteriza por medir igual la mandíbula que la frente. Para estilizarlo se recomienda arquear las cejas, dotándolas de una forma más triangular.
ALARGADO. Igual que el pelo corto le favorece por contrarrestar su forma, el diseño horizontal de las cejas acorta la percepción óptica del óvalo alargado.

Continúa leyendo