Gimnasia facial. ¡Rejuvenece tu rostro!

No querrás que tu espejo del alma transmita flacidez y tensión, ¿no? Aprende a relajar tu rostro y tonificarlo.

No querrás que tu espejo del alma transmita flacidez y tensión, ¿no? Aprende a relajar tu rostro, tonificarlo y corregir esos hábitos que marcan la expresión. Haz estos cuatro ejercicios:

 

Contra las arrugas de la frente

1. “Con los ojos cerrados y las cejas relajadas, coloca la base de la palma de una mano justo bajo el entrecejo y súbela poco a poco hasta llegar a la raíz del pelo”, explica Cristina Ramos Saralegui, especialista en gimnasia facial.

 

2. Pon los manos a ambos lados de la frente, cubriéndola entera. Tira con las manos hacia arriba, de forma que los párpados, las cejas y la frente se tensen. Repite el ejercicio, presionando hacia abajo.

 

Cuello  de cisne

1. Con la cabeza alzada, intenta tocarte la nariz con la lengua.

 

2. “Mientras empujas la lengua contra el paladar, saca la mandíbula inferior hacia delante y levanta la barbilla lentamente hasta notar que tensas bien el cuello y la papada”, explica la experta.

Ojos sin marcas

1. Pon tus índices en la cola de los ojos, tirando un poquito hacia arriba. El pulgar, sitúalo en el pómulo. Cierra los ojos (sentirás una ligera vibración).

 

2. Con los pulgares y los índices, forma unas gafas bajo las cejas y en los párpados inferiores. Separa tensando la parte de arriba y abajo -para crear resistencia- y cierra los ojos.

 

Boca y mejillas tersas & jóvenes

1. Cierra los labios y fuerza tu sonrisa todo lo que puedas subiendo las comisuras.

 

2. “Cierra la boca metiendo los labios hacia dentro y coloca las manos sobre ellos, presionando con firmeza para evitar que esta zona se mueva o se frunza. Después, hincha los carrillos con fuerza y mantén el aire mientras cuentas despacio hasta 15”, asegura Ramos Saralegui.

Continúa leyendo