Hábitos que te envejecen

¡Arriba las manos! Puede que estés haciendo cosas que te suman años. ¡Descube cuáles!

Estrés, cansancio, comida 'basura'… Día a día nuestro cuerpo se enfrenta a los ataques de numerosos enemigos que hacen que nuestra piel parezca que tenga unos años de más, se vea opaca y sin vida. No solo la genética o el paso del tiempo es responsable del envejecimiento, casi el 75% corresponde a factores externos. ¿Los más comunes? Tomar el sol en exceso y fumar.

Abusar del maquillaje:

O, simplemente, no limpiar el rostro correctamente. El maquillaje va llenando nuestros poros de suciedad e impurezas, lo que provoca que nos salgan granitos y nuestra piel tenga mal aspecto. Por tanto, es necesario limpiar el rostro mañana y noche e hidratarlo.

¡El dichoso tabaco!

Los múltiples componentes nocivos presentes en cada cigarrillo son responsables de que la piel envejezca más rápido de lo normal. Además, el consumo de tabaco reseca la piel, provocando que las arrugas salgan a más temprana edad o incluso se multipliquen. Y la cosa no acaba ahí, también reseca el cabello y oscurece el esmalte dental.

No utilizar protección solar

Y no solo nos referimos a que te embadurnes de crema cuando vas a la playa o a la piscina. Los rayos del sol inciden los 365 días del año, incluso cuando está nublado o está lloviendo. El sol es fuente de vida y es imprescindible para fabricar vitamina D pero la sobreexposición es el principal causante de manchas en la piel así como de su envejecimiento prematuro.

Cuidado con los malos gestos:

Cada día sin darnos cuenta realizamos movimientos faciales o tics que van dejando huella con el paso del tiempo. Al repetir una y otra vez los mismos movimientos se van formando surcos en nuestra piel que con el tiempo van acentuándose. Con esto no te decimos que te conviertas en una estatua de hielo, solo que cuides esos gestos que a la larga pueden dejarte marcas.

Dormir poco

¿Cuántas veces hemos escuchado a las supermodelos decir que su gran secreto de belleza es dormir? Pues aunque parezca una tontería llevan toda la razón. Cuando dormimos nuestro cuerpo se relaja y comienza un proceso de regeneración para recuperarse de los daños sufridos durante el día. Por eso, es aconsejable que siempre te acuestes y te levantes más o menos a la misma hora para no alterar los ritmos del sueño, y que duermas al menos 8h. ¡Lo de 'La bella durmiente' no es algo dicho al azar!

Mala alimentación

Aquí podríamos incluir el no beber la cantidad suficiente de agua. Puede que estemos cansados de escucharlo, pero realmente es la base de una buena salud. Mantiene húmeda la piel desde dentro y hace que luzca radiante por fuera. Por otro lado, la comida 'basura', los 'fritos' o la bollería no solo afectan a tu dieta, sino que tienen mucho que ver con cómo envejece tu piel.

Sedentarismo

Di adiós al sofá y a la televisión. Realizar ejercicio físico a diario es vital para mantener un cuerpo ágil y estilizado, además tu piel lo notará ya que hacer gimnasia elimina toxinas y hará que tu piel luzca sana y bonita.

También te puede interesar:

Continúa leyendo