¿Has Ido a un Hammam Descubre un Ritual de Belleza Único.

Se sale con una piel limpia e hidratada, con los músculos relajados y, sobre todo con la mente tremendamente serena. El desconocimiento de lo que es realmente un baño árabe o hammam, ha hecho que nos alejemos de una tradición (con más de XV siglos de antigüedad) que proporciona belleza al cuerpo y calma a la mente. Nosotros lo hemos probado para contarte de primera mano los enormes beneficios de esta tradición árabe.
Fue en el pasado y sigue siendo aun hoy, una de las actividades básicas del hombre en la cultura árabe. Y es que el hammam, que significa literalmente “sala de baños”, constituye no sólo un lugar de reunión y de descanso sino un auténtico ritual de purificación religiosa. En un país tan influido por los árabes como España, la cultura del baño público se mantuvo durante siglos, especialmente en la Edad Media, pero acabó desapareciendo hasta el punto de que hoy en día, mientras en países vecinos como Francia, Alemania o Marruecos es toda una costumbre popular, aquí no se conoce. Es cierto que en los últimos baños los modernos spas están introduciendo ‘tratamientos hammam’ pero la realidad es que no se trata exactamente del ritual de los tradicionales baños árabes.
En Madrid ha abiertos sus puertas el primer hammam auténtico de la capital 'Hammam Ayala'. Su propietario Ludovic Many, no comprende como “esta tradición tan extendida por otras ciudades de Europa y que proporciona tanto bienestar físico y mental, es tan desconocida para los españoles”.
Paso a paso.
El hammam es una sucesión de etapas, cada una con su tiempo y su ritmo adecuado para conseguir limpiar y relajar el cuerpo al tiempo que se calma la mente.
-Etapa 1: sala de vapor o ksella. En una sala a 45º C y con 99% de humedad, el vapor de agua combinado con leche de eucalipto y menta provoca una sudoración intensa que ayuda a liberar toxinas, al tiempo que descongestiona las vías respiratorias, activa la circulación, relaja los músculos y abre los poros de la piel. Lentamente el cuerpo se va acostumbrando al calor húmedo con al ayuda de una botella de agua y de un cubo de agua para irnos refrescando. Tras 20 minutos se aplica sobre el cuerpo el llamado jabón negro o jabón beldi, una pasta a base de aceitunas negras con sal (con 3.000 años de antigüedad) que es un excelente emoliente. Debe dejarse actuar 15 minutos para que desprenda.
-Etapa 2: exfoliación oriental. Tumbados en una camilla de piedra y con ayuda del guante kessa que tiene una rugosidad especial, perfecta para la exfoliación y la activación de la circulación, se frota toda la piel arrastrando la suciedad acumulada, reblandecida con el vapor de agua y el jabón negro.
-Etapa 3: hidratación. Tras una ducha breve para eliminar los restos de la exfoliación, llega la hidratación. A las personas con piel mixta o grasa se les cubre todo el cuerpo con rassoul (una tierra arcillosa que se encuentra sobre todo en Marruecos) mezclada con agua de rosas y geranio; y las pieles más secas se cubren con manteca de karité que por su alto contenido en vitamina F corrige arrugas y estrías (es un poderoso hidratante natural indicado incluso para dermatitis atópica y eczemas). A continuación se envuelve todo el cuerpo con un plástico que ayudará a que los elementos nutrientes penetren mejor en la piel. Se apaga la luz y disfrutamos de 20 minutos de relax absoluto.
-Etapa 4: masaje. Hasta aquí llega el tratamiento básico pero puede completarse con un masaje con aceites esenciales. Aprovechando que tenemos los músculos calientes y la circulación activada, este masaje puede ser muy efectivo para deshacer contracturas o eliminar líquidos.
El último paso de este ritual consiste en tomar en un rincón tranquilo del hammam un té de hierbabuena con unas pastas de almendras. Es casi tan importante como todos los anteriores porque sirve para que la relajación dure más, para que el cuerpo (sofocado) se aclimate a la temperatura exterior y para reponer líquidos y energía.
 
Dónde acudir:
MADRID:  Hammam Al Ándalus. (C/ Atocha, 14. Telf: 91 429 90 20 ó 902 333 334).
Precios: Baño y Ritual Al Ándalus (baño, masaje tradicional y masaje relajante con espuma al estilo del Hammam original), 60 €. Baño y Kessa tradicional (masaje purificante basado en la técnica andalusí, con guante de kessa y jabón de uva roja), 47 €.
BARCELONA: Rituels d'Orient. (C/ Loreto, 50. Telf.: 934 191 472). Tiene horarios exclusivos de mujeres y otros mixtos. Precio: ritual básico, 45 €; con envoltura y masaje, 67-87 €. Exfoliación, masaje drenante con envoltura de rhassoul y manteca de karité, 116 €.

Continúa leyendo