La exposición al sol en pieles maduras, todo lo que debemos saber

Los 'beauty tips' que debes seguir para que tu piel esté perfecta durante todo el año

En verano, todas queremos deshacernos del color blanco nuclear que tiene nuestra piel durante el resto del año. Desde los días de playa a los simples ratitos en la piscina, en incluso en ese paseo diario del trabajo a casa y de casa al trabajo, nuestra piel vive constantemente expuesta al sol.

Desde hace décadas, recibir la tan deseada vitamina 'D' a través de los rayos del astro rey, ha sido signo de salud y bienestar. Sin embargo, y no venimos a contarte la cantinela de siempre, está más que demostrado que el sol, no es tan bueno como pensamos.
No queremos que te encierres en casa, o que pasees el resto de tu vida con una sombrilla sobre tu cabeza para que tu piel no reciba rayos ultravioletas, sólo darte ciertos ‘beauty tips’ para que tu piel luzca perfecta los 365 días del año.

La piel, tiene efecto memoria, y obviando el proceso natural de envejecimiento de nuestro cuerpo, si no tenemos cuidado con ella, nuestro aspecto puede ser mucho peor del que debería. Manchas, arrugas, tirantez, sequedad… si no tomamos las debidas precauciones, el sol puede convertirse en nuestro auténtico enemigo. Que tu piel no es la misma que hace 20 años, es un hecho, sin embargo, esto no tiene por qué suponer un trauma. ¡Aún estamos a tiempo!


Pero, ¿cómo debemos cuidar nuestro cuerpo cuando ya hemos atravesado la barrera de los 40?

 

Protección solar

 

Fundamental (y da igual la edad que tengamos). Si aún no tienes la costumbre de echarte cremas protectoras, empieza a hacerlo. Además, es totalmente falso que cuanto más alto sea el factor protector, menor será nuestro bronceado, así que, toma nota, ya que cuanto más clara sea tu piel, mayor factor de protección solar deberás usar. Y frente a las manchas… Existen numerosas cremas específicas que te ayudarán a eliminar, o al menos disimular, esas horribles manchitas que te han salido por el sol.

Limpieza e hidratación

 

¡Desmaquíllate! Seguro que acabas de acordarte de tu madre diciéndote esto mismo, pero por favor, bajo ningún concepto, por muy cansada que estés, te acuestes con maquillaje. Esto sólo hará que tu piel no respire correctamente, y termine estropeándose mucho más rápido.

Con el paso de los años, la piel se vuelve mucho más seca y necesita más hidratación. Aunque ya tengas tu rutina ‘beauty’, las cremas ricas en colágeno, nos ayudarán además a redensificar nuestra piel y que se muestre mucho más joven.

Cremitas antiarrugas

Aunque no tengas, cuanto antes empieces a utilizarlas, mejor. Los sérum son un verdadero aliado en este caso. También las cremas específicas como el contorno de los ojos y el de los labios son fundamentales para que nuestra piel se vea mejor. Por la mañana, y por la noche, aplícalas después de una buena limpieza con la yema de los dedos y pequeños toquecitos.

Cuida tu cuerpo

 

Por dentro y por fuera. Para que nuestra piel luzca estupenda por fuera, también es necesario que llevemos una buena alimentación y que realicemos ejercicio (aunque sea un par de días a la semana). Evita el sedentarismo y trata de descansar lo suficiente para que tu piel parezca mucho más joven. Evita los excesos y, sobre todo, elimina de tu rutina sustancias tóxicas como el tabaco o el alcohol.

Constancia

 

Ya sabemos que quien algo quiere, algo le cuesta, así que como en todo en la vida, si quieres ver resultados tendrás que ser constante con tus rutinas de belleza y cuidado de la piel. ¿Aún no los has probado? Seguro que con estos truquitos consigues tener una piel mucho más radiante, joven y luminosa.

Continúa leyendo