Look Nude. ¡Viva la Naturalidad!

Piel perfecta, rasgos definidos y maquillaje que no se nota. Estas son las tres reglas básicas del ‘nude’. Un estilo perfecto para el día a día, que favorece siempre. ¿Qué básicos necesitas para ello? Pues base, máscara de pestañas negra y gloss. ¡Nada más!  Busca una base de maquillaje que corrija, proteja y cubra en un solo gesto, resalta la boca con un brillo sutil, libera los ojos de artificios innecesarios (la máscara basta) y, para redondear, da un toque de sol a las mejillas. Estas son sus claves puesta en práctica con la ayuda de Maybelline:

EL SECRETO ESTÁ EN LA BASE
Para conseguir un acabado 'rostro desnudo'. El fond de teint es la piedra angular de cuaqlueir look, pero más cuando se busca una cara de porcelana (maquillada con efecto de no estarlo).
¿Tu aliado? La base en stick FitMe para una cobertura perfecta. Un excelente dos en uno: da un acabado mate y los polvos ligeros, que tiene la barra en la parte central, disuelven el exceso de grasa al instante. Gracias a su formato de fácil aplicación, es ideal para ponerlo directamente en la tez sin necesidad de esponjilla. Además, lo puedes llevar en el bolso y retocarte en todo momento. Hay 12 tonos disponibles.
Cómo acertar con el que te va. Escoge uno de color similar a tu piel.
Truco infalible: finaliza con un toque de polvos compactos en la zona T para que tu rostro esté jugoso y aterciopelado.

VOLÚMEN EXPRÉS
Para agrandar la mirada. Largas, densas y curvas, las pestañas se convierten en instrumento de seducción de una imagen fresca.
¿Tu secreto? Usar rizador y aplicar un rímel de efecto push up como Big Eyes, el primero con doble cepillo que trabaja las pestañas superiores, para que alcancen un volumen espectacular, y peina y magnifica las inferiores, separándolas al máximo.
¿Cómo usar la máscara? Aplica una sola capa, desde la base hasta las puntas, con ligeros movimientos de zigzag para separarlas y evitar los molestos pegotes.
Truco infalible: para conseguir unas pestañas kilométricas, hidrátalas cada noche con vaselina o un aceite específico.

UN LIGERO RUBOR
Mejillas luminosas y favorecedoras. Quédate con la idea de que menos es más y apuesta por la naturalidad en las mejillas. Si te pasas con el colorete puedes echar a perder el mejor maquillaje y en el caso de un look nude, más todavía.
La mejor arma. Un colorete con textura ultracremosa como Dream Touch, que te pone buena cara al instante y consigue iluminar los pómulos. ¿La clave del éxito? La sencillez. Elige un tono similar al que adquieren tus mejillas cuando te sonrojas. ¿Aún tienes dudas? Los maquilladores aconsejan un rosa palo o un albaricoque pastel y huir de coloretes muy oscuros, que ponen años y dan un aspecto sucio a tu piel. ¡No bajes la guardia!
Truco infalible: coge una pequeña cantidad de blush con las yemas de los dedos y aplica con suaves toquecitos sólo justo en el centro de las mejillas. Pruébalo, te encantará el resultado.

LABIOS DE FRESA
Protección y color todo en uno. El nude no carga las tintas en los labios. Estos deben ser frescos y jugosos pero no recargados para dar un asepecto juvenil, sexy y cuidado. Busca uno de los brillos labiales que hay en el mercado con aroma fresco, un suave toque de color? y factor de protección 20.
Cómo acertar. Con Baby Lips, por ejemplo. Un lip beauty balm que contiene agentes hidratantes (aloe, miel, manteca de karité...) y principios activos, como la centella asiática, que regeneran, protegen durante 8 horas y perfeccionan.
Un truco infalible: ‘barre’ los labios con una brocha impregnada con una gota de maquillaje y termina con un toque de bálsamo labial. ¡Irresistible!

Continúa leyendo