Minimiza el impacto del tabaco en la piel

Esta adicción afecta a tu piel. ¿En qué? Sufre deshidratación, tiene déficit de vitaminas y minerales y luce un tono apagado y grisáceo debido a la mala oxigenación que afecta a la microcirculación cutánea.

Esta adicción afecta a la belleza de tu piel. ¿En qué? Sufre deshidratación, tiene déficit crónico de vitaminas y minerales, en  particular de vitamina C, y luce un tono apagado y grisáceo debido a la mala oxigenación que afecta a la microcirculación cutánea.

 

1.- Cuidado con el humo

"Las pieles fumadoras sufren por dos motivos, por un lado por la falta de oxigenación que produce el tabaco y por otro lado, se manchan por los efectos del humo de la nicotina, esto nos produce un envejecimiento prematuro de la piel", explica la doctora María Rosa García Maroto, directora del departamento de medicina estética y plataforma láser de clínica de la Fuente. ¿El primer paso? Fuma en zonas ventiladas y aleja el cigarrillo de tu cara.

 

2.- Limpia el rostro con frecuencia

Estas pieles requieren necesitan limpiezas frecuentes y peeling profundos. Hazlos cada tres meses. "La idea es lograr una exfoliación profunda y un aseo completo de las las impurezas que nos produce el tabaco. Lo normal es acudir a un peeling químico. Este será más o menos agresivo en función de la problemática y tipo de piel. ¿El Objetivo? Dar un plus de luminosidad".

3.- Usa cosmética antimalos humos

Crea un protocolo cosmético a tu medida. Para conseguir luminosidad extra, acude a la vitamina C “La concentración más efectiva de vitamina C es al 20 %, pero también la formulación es clave para asegurar una correcta absorción”, dice
Constanza Bahíllo, dermatóloga de la Academia Española de Dermatología y Venereología y del centro Palencia. También es importante incluir en este protocolo de cuidados antioxidantes y ácido hialurónico.

 

4.- Acude a tratamientos medico estéticos

Frena la falta de oxigeno y deshidratación con infiltraciones. El 'coctel' ideal es a base de vitaminas, antioxidantes y acido hialurónico. Para que los resultados perduren es recomendable acudir a esta técnica cada 3 meses.

 

5.- Alimenta tu belleza

Duplica la dosis de ciertos nutrientes: vitamina C, presente en  cítricos, tomate, pimientos… ácido fólico o vitamina B9, que encontrarás en cereales integrales y verduras de hoja verdes.

 

Tomados a diario contrarrestan los efectos del tabaquismo. Si estás pensando en dejar de fumar, acude aquello alimentos que empeoran el sabor del cigarrillo, como los productos lácteos, las hortalizas o las frutas y huye de aquellos que potencian su sabor y enganchas más (carne, alcohol o cafe). 

 

6- Intenta abandonar este vicio...

El tabaco es un tóxico que merma tu belleza, provocando envejecimiento precoz. Una opción es el método Respiralia que controla la ansiedad del fumador en 1 hora y con electro-acupuntura (290 €).

Continúa leyendo