Necesito un lifting...(y no quiero operarme)

Estamos dispuestas a aceptar algunas arrugas, pero que los cachetes de la cara caigan o que el resto de las facciones no estén como antes preocupa...

Estamos dispuestas a aceptar algunas arrugas, pero que los cachetes de la cara caigan o que el resto de las facciones no estén como antes preocupa. Aquí tienes técnica médico estéticas poco invasivas (de hecho se las conoce como el rejuvenecimiento de la hora de comer), ya que no requieren reposo ni bisturí y te puedes incorporar de inmediato a
tu vida normal.

 

Láser mixto

Bajo este nombre se esconde un protocolo revolucionario para el resurfacing (rejuvenecimiento facial). En él se combina el láser fraccional (induce microperforaciones) y el ablativo (se produce un ‘daño’ controlado). “Así”, precisa doctora María Antonia Banda, de Clínica Menorca, “el tejido sale reforzado en capas profundas (hay un engrosamiento) y regenerado”.

 

A tener en cuenta

Indicado para: “Restar entre cinco y diez años y tratar surcos profundos, manchas extensas y cicatrices producidas por el acné”.

 

Duración: “Permanece varios años y solo, en algunos casos, se necesitan una o dos sesiones anuales, a modo de recordatorio”.

 

Así no: “No es recomendable para las que buscan un tratamiento suave y rápido. La piel tarda en recuperarse”, dice García Maroto.

 

Precio: a partir de 1.500 €.

Bótox

Aunque lo habitual era buscar el estiramiento pinchando solo en la zona del tercio superior (entrecejo, frente y área periocular), ahora ya no se corrige una zona aislada. “Se da relax, también, a los músculos depresores de la cara (se sitúan en la boca, el mentón, el septo nasal...) y se aumenta la acción de los elevadores (óvalo, nariz y mejillas), para conseguir un acabado armónico que favorezca la expresividad”, dice la doctora Elia Roó de la Academia Española de Dermatología y Venereología.

 

A tener en cuenta

Indicado para: “Matizar las arrugas de expresión y lograr un rostro descansado”.

 

Duración: entre 4 y 6 meses. 

 

Así no: “Una mala praxis provoca asimetrías y otros problemas. Ponte en buenas manos”.

 

Precio: entre 200 y 500 €.

 

Mesoterapia

Se trata de infiltrar un cóctel de varias sustancias (vitaminas, ácido hialurónico, plasma sanguíneo...) para conseguir una revitalización global del rostro. “Se puede usar como cura o como protocolo preventivo”, dice la doctora Banda.

 

A tener en cuenta

Indicado para: “Corregir las huellas del envejecimiento: falta de luminosidad, relajación cutánea, cambios en la pigmentación...”.

 

Duración: “El resultado no es permanente. Se precisa una sesión recordatoria al mes”.

 

Así no: “Está desaconsejada si se sufre una infección aguda en la piel”, dice la doctora María Rosa García Maroto de Clínica de la Fuente.

 

Precio: desde 90 €.

Continúa leyendo