Nerea Lovecchio: “La belleza se basa en trabajar el cuerpo y la individualidad de cada persona”

Gracias a L’Oreal Paris y su apoyo a las mujeres emprendedoras, hablamos con Nerea Lovecchio sobre su proyecto, su vida y su visión de la belleza femenina.

Nerea Lovecchio: “Lo singular de cada ser humano y la diversidad, es siempre belleza”

Nerea Lovecchio, actriz y profesional de las Artes Escénicas, es dueña de un centro de estudios teatrales en Madrid. Pero no uno al uso: en su escuela las clases se imparten en inglés. Además del entrenamiento corporal y artístico enfocado a un público joven, también ofrece propuestas para niños y mayores.

Nerea ha creado la técnica de “Los 4 vacíos”, una disciplina que trabaja con la emoción y la creación artística a partir del entrenamiento corporal. Con ella invita al cuerpo a ser una página en blanco sobre la que escribir. Para Nerea es fundamental que la formación corporal y artística sean parte en la formación y crecimiento humano. Hablamos con Nerea para conocer más a fondo su proyecto.

Como profesional de las artes escénicas y directora de un centro de estudios teatrales, ¿cómo ves tú la belleza? ¿Qué es para ti?

NEREA: Para mí la belleza se basa en trabajar el cuerpo y la individualidad de cada persona. El trabajo corporal ayuda a hacer salir nuestras emociones y nos hace sentir bien. Lo que, al final, se traduce en belleza. Lo singular de cada ser humano es siempre belleza.

Dices que a través del cuerpo es posible “expresar un lenguaje diferente para la vida”, ¿por qué es bueno el dominar el lenguaje corporal?

El trabajo con el cuerpo implica afianzar la seguridad en uno mismo, respetar y querer la imagen propia y, como consecuencia, la imagen que proyectamos en los demás. Y claramente aporta herramientas de salud física como son la tonificación, la energía, la resistencia, la presencia… Salud es belleza.

¿Por qué las personas que practican esta disciplina se sienten bien consigo mismas?

Ante todo porque implica centrarse en una misma. El hecho de trabajar con el propio cuerpo hace que te olvides durante un tiempo de otras actividades cotidianas. Se trata de estar con una misma desde lo interno y lo externo.

En tu escuela todas las clases son en inglés, ¿qué aporta a los alumnos?

Aporta el vínculo entre dos lenguajes: el artístico y el idiomático, creando entre ambos un lenguaje único y propio.

En la escuela hay clases para no profesionales, ¿qué aprende una persona que no se dedica a ello profesionalmente?

La técnica de “Los 4 vacíos” está dirigida a todos aquellos que quieran adquirir un entrenamiento vital en su cuerpo. Es una práctica para el ser humano, desde lo externo a lo interno. Las palabras no importan, el cuerpo importa y es necesario entrenarlo.

¿Hay que tener alguna habilidad especial o son clases para todos los públicos?

Puede ir todo el mundo. Se trata de una metodología que trabaja con la diferencia de cada individuo. Además es una enseñanza individualizada que se adapta a las necesidades de cada alumno.

"El trabajo con el cuerpo implica afianzar la seguridad en uno mismo, respetar y querer la imagen propia y, como consecuencia, la imagen que proyectamos en los demás".

Para ti el entrenamiento debe ser muy importante, ¿qué ejercicios practicas?

Hago ejercicio aeróbico cada mañana y ejercicios de tonificación tanto de brazos como de piernas. Alterno estos últimos con diferentes actividades, como yoga, baile, pesas/elástico, crossfit, natación y spinning.

Hablando de salud y belleza. ¿Cómo te cuidas tú? ¿Cuál es tu rutina diaria?

El cuidado es fundamental para mí. Desde la alimentación y el ejercicio físico, hasta los productos que utilizo para el cuidado facial y corporal.

Cada día, al levantarme realizo unos minutos de meditación para activar mi día. Posteriormente lavo mi cara con agua fría y aplico un aceite esencial en mi rostro, tomo un batido de frutas energético, voy al gimnasio y/o realizo una actividad física. Y, siempre, al volver del gimnasio aporto nutrientes a mi organismo.

Tras un nuevo lavado corporal y facial aplico las cremas de día y contorno de ojos para cuidar la piel. Dependiendo de mi jornada laboral, me maquillo o no. Y, por supuesto, antes de acostarme me desmaquillo, lavo mi rostro y lo tonifico.

¿Cuáles son tus primeros recuerdos vinculados al maquillaje?

Guardo un recuerdo entrañable cuando empecé a estudiar teatro a los tres años. Recuerdo verme ante el espejo de mis clases y poder elegir maquillajes cosa que, hasta ese momento, era algo que solo podían hacer mujeres de más edad. A partir de entonces, el maquillaje se convirtió en una herramienta básica para crear mis personajes.

¿Algún desastre confesable en cuestión de maquillaje?

En la adolescencia usé alguna que otra vez productos de poca calidad y no testados dermatológicamente. Este error hizo que apareciese más de un grano o espinilla.

¿Sin qué productos de belleza no podrías vivir?

Los productos más importantes para mí son los que favorecen la hidratación de la piel, tanto en rostro como cuerpo, de forma natural y sin dañarla.

CONTINÚA LEYENDO