¿Para qué sirve el iluminador?

El iluminador es muy práctico y su resultado es muy favorecedor, eso sí, si lo usamos acorrectamente...

Es uno de los productos de maquillaje más populares, pero pocas veces lo utilizamos correctamente. ¿Sabes para qué sirve el iluminador? Resolvemos dudas.

 

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el iluminador no es un corrector de ojeras ni de imperfecciones, por tanto, no se utiliza para eso. La función del corrector es tapar y disimular granos o las ojeras, pero la función del iluminador es hacer que la luz se refleje en el rostro para evitar signos de cansancio y dar vitalidad a la cara.

 

Si ponemos iluminador sobre un grano o una manchita, lo que conseguiremos es, precisamente, que se note más. Se suele aplicar sobre el centro de la frente, los extremos de los ojos, la parte alta de los pómulos y la barbilla. Estos puntos son claves para que la luz se refleje en el rostro creando el efecto de “buena cara”.

 

Al igual que sucede con los maquillajes, es importante elegir un iluminador que sea del mismo tono que nuestra piel, ya que si es más claro o más oscuro, se notará mucho y el efecto será más antiestético.

 

¿Quieres conocer algunos trucos para utilizar el iluminador? No te pierdas nuestra galería: Trucos para utilizar bien el iluminador.

También te puede interesar:
Cristina

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte curioso, interesante y emocionante sobre el mundo de la gastronomía y la nutrición. Bon Appétit!

Continúa leyendo