Vídeo de la semana

Por qué es importante desmaquillarse

No quitarte el maquillaje puede arruinar tu piel. Así que di adiós a la pereza y dale más importancia de este pequeño gran gesto.

Hay mil motivos para no desmaquillarse, pero seguro que no te parecen tan importantes si sabes que no desmaquillarse equivale a maltratar la piel. Aunque pueda parecer una exageración, si revisamos bien qué supone el hecho de no limpiar nuestra piel diariamente, veremos que no es tan desmesurado.

Quien más o quien menos, todas nos aplicamos casi a diario algo de maquillaje: máscara de pestañas, colorete, pintalabios o simplemente un poco de corrector para las ojeras y los granitos. También solemos aplicar otro tipo de cosméticos faciales, como son cremas hidratantes, sérums, prebases para el maquillaje… Vamos aplicando capas de productos que por muy ligeras que sean, taponan los poros y no dejan que la piel respire correctamente.

Si a esto le sumamos la polución, algunas partículas que llegan a través del aire o las manos y los propios desechos como el sudor o células muertas, los poros aún se obstruyen más.

La limpieza facial es clave para una piel bonita

Si la capa más externa de la piel no está limpia el proceso de oxidación se acelera y corremos el riesgo de tener una piel opaca y menos luminosa. También corremos el riesgo de desarrollar eccemas, alergias o empeorar casos de acné.

Siempre asociamos desmaquillarnos al momento antes de acostarnos, y lo cierto es que por la noche es el momento idóneo para limpiar el rostro y aplicar una crema de tratamiento, ya que se produce la regeneración celular y cualquier producto que apliquemos será mucho más efectivo.

La limpieza facial es una costumbre que debemos incluir como rutina igual que nos lavamos los dientes. Y debemos realizarlas a diario sea cual sea tu tipo de piel. ¿La frecuencia? Entre una y dos veces al día, pero no más ya que podríamos dañar la barrera lipídica de la piel.

Las claves de la limpieza facial

Aunque no nos maquillemos, no es suficiente limpiar la piel solo con agua ya que no es capaz de arrastrar la suciedad. Si nos maquillamos primero utilizaremos un aceite, agua micelar o leche desmaquillante, seguidos de un gel sin jabón o un tónico para hidratar y equilibrar la piel.

Si queremos realizar una limpieza más profunda no olvides incluir dentro de tu rutina el proceso de exfoliación de la piel una vez a la semana.

Por: Mónica Lizondo, farmacéutica y cofundadora de Farmaconfianza.

También te puede interesar:

Continúa leyendo