¡Presume de pies!

Llega el momento de destaparlos, tras un duro invierno metidos en botas y zapatos, pero no puede hacerse así, sin más. La operación 'destape' de pies requiere una sesión de pedicura previa y, tal y como están las cosas, mejor ahorrar y hacerla una misma en casa. Bastan 15 minutos para mimar tus pies y dejarlos perfectos para lucir con sandalias.

El proceso es sencillo y básico: sumergirlos en agua tibia, exfoliarlos, secarlos bien, arreglar las uñas y masajear con crema hidratante o relajante.

-Limar asperezas.  Tras mantener los pies en remojo unos 10 minutos, pásales la piedra pómez por los talones y aquellas zonas en que tengas la piel reseca o con durezas. Eliminar las durezas es importante porque dan mal aspecto y, además, son dolorosas. En realidad, para lucir unos pies bonitos deberías usar la piedra pómez a diario, unos 30 seg.
Cuando el pie esté ya bien seco (el secado ha de ser meticuloso, especialmente entre los dedo) puedes usar también una lima ergonómica. Acabará con las células endurecidas que queden sin dañar la piel sana.

-Hidratación constante. La planta del pie, por factores externos (temperatura, calzado) o fisiológicos (sudor), sufre pérdidas de agua que hacen que se deshidrate. Como resultado, la piel se vuelve áspera, seca y más vulnerable a infecciones. Por eso es tan importante hidratar tus pies a menudo aplicándole una hidratante específica en talones.Por ejemplo, con Podexine pies secos de Vichy, 11,12 €. Con ceramidas reestructurantes combate la pérdida de elasticidad, la acumulación de piel muerta, el color blanquecino o amarillento...

-Un pequeño masaje. Ayudará a que la crema hidratante penetre mejor, a al vez que te servirá de relax. Toma una generosa cantidad de crema específica para pies y extiende del empeine al tobillo. Haz varios giros y desciende lentamente, presionando. Puntea el arco plantar para relajarlo. Masajea los dedos con pequeños movimientos circulares.

-Un toque de seducción. Corta y lima las uñas de los pies en recto. Empuja las cutículas hacia atrás o recorta con unos alicates el exceso de piel. Pinta siempre, porque su color natural es amarillento. Aplica primero una base transparente y luego, el color que quieras.
Como paso final, una buena opción será la pedicura con esmaltado permanente. Es un tratamiento que permite lucir unos pies impecables sin necesidad de volver a preocuparse por el color durante casi dos meses. En todos los locales de manicura lo hacen.

Una buena idea:
El calcetín exfoliante para pies de Salveped. En cada paquete vienen dos calcetines de plástico que tienen un produto exfoliante dentro. Metes los pies, cierras el calcetín y esperas 90 minutos. Luego te aclaras bien el pie y ya está. Durante los siguientes días tus pies se irán pelando, literalmente, la piel superficial se irá desprendiendo y te quedará una nueva perfecta y sin durezas. Así que no los uses justo antes de ir a la playa, de una boda, etc. Asegúrate de que durante dos o tres días podrás llevar el pie cerrado. Después, hidrátate bien cada noche con una crema especial de pies y verás ¡que talones tan bonitos!

Continúa leyendo