Presume de Uñas… ¡Y Araña el Verano!

Se han colocado en el número uno del ranking del chic estival. La tendencia está en la calle, y se siente cada vez más cerca. Las uñas se han convertido en el último accesorio de moda pero, a diferencia de los zapatos de tacón altísimo, los bolsos de marca y las piedras preciosas, cambiar de tono de uñas es tan fácil como asequible. La paleta cromática, como en la pasarela, también marca la tendencia. Aunque hay otros tonos como el morado o los azules más nocturnos que también figuran en el top 10, cuando tu piel ya ha cogido un bonito tono bronceado colores como el verde esmeralda, el azul turquesa, el fresa ácido o el naranja cítrico resultan absolutamente embriagadores para tus manos. Llévalos sin moderación, en total look, sobre uñas y boca y no lo pienses más: ¡déjate llevar por la ola de color!

>> Un plus: Labios y uñas no compiten, sino todo lo contrario. Busca el tono más parecido y traslada el espíritu playero de día a las terrazas nocturnas. La clave: imprescindible, un acabado brillante. Por ejemplo, echa un vistazo al tono Haute in the heat de Essie, un color estupendo para llevar en verano, y fácil de encontrar en barra de labios.

LOS DELICADOS ARRECIFES DE CORAL...
... prestan sus muchos matices de tonalidades, que van desde el rojo al rosa neón o al naranja subido de los peces tropicales. Sensualidad, energía y toda una explosión de color para disfrutar del sol y del calor a pie de playa. ¡Déjate arrastrar por el monocolor!

>> Un plus: Las uñas en un solo tono te permiten cargar tus manos de accesorios. Combínalas con la tendencia más de moda de este verano: un anillo en cada falange de los dedos. ¡Y sube la temperatura!

LOS 'HITS' DEL VERANO
Los seis tonos de la nueva colección de Essie llevan el espíritu playero incluso para ir a trabajar. ¿La clave? Colores divertidos y acabados brillantes para combinar con los complementos más frescos; perfectos para un look monocolor o para ser combinados entre sí en función del estado de ánimo.

UÑAS AL SOL
También uñas y manos sufren los estragos del verano. El sol, el salitre del mar y el cloro de las piscinas deshidratan la piel y secan la superficie de la uña y su cutícula, ocasionando un envejecimiento prematuro. Nuestro consejo: aplícate un fotoprotector en esta zona como si fuese una crema de manos, y no sólo durante la exposición solar; cuando paseamos o practicamos deporte también es imprescindible hacerlo. Para hidratar en profundidad la uña y evitar que su contorno se endurezca, date un suave masaje dedo a dedo, uña a uña, con aceite de oliva o de almendras dulces: hace milagros.

EN 10 PASOS
No nos vamos a engañar: la maestría y experiencia de un salón de uñas profesional es difícil de replicar con una manicura en casa... ¿o no?
1. Usa una lima, no tijeras. La presión de éstas puede dañar la uña en el caso de que esté un poco débil. Lima sólo el borde, nunca la lámina de la uña. Se debe hacer en una sola dirección y usar una lima adecuada.
2. Cuida la cutícula. Es la parte ‘muerta’ de la piel que rodea la uña, y es lo que podemos empujar con un palito de naranjo. Cuidado con agredir el borde de la cutícula.
3. Sin rastro de grasa. Limpiar bien la superficie de la uña es imprescindible para una manicura perfecta. En el salón, existen productos profesionales para retirar todo resto de grasa; en casa, puedes utilizar una gotita de quitaesmalte.
4. Aplicar la base. Los esmaltes de colores fuertes pueden tintar la uña y amarillearla para siempre. La base transparente la protege de ello.
5. Agitar antes de usar. Los pigmentos de color suelen quedarse en la parte de abajo del producto. Mézclalo.
6. Olvida las prisas. Aplica dos capas de esmalte, pero espera a que una capa esté seca antes de darte otra. Para saberlo, junta una uña con otra. Si se enganchan o se siente pegajoso, es que el esmalte aún está tierno.
7. Truco de experta. Para que no salte el esmalte y dure más tiempo inalterable, lo mejor es aplicarlo también en el borde libre de la uña.
8. Siempre, 'Top coat’. Una vez seco el esmalte, este producto aporta brillo, protección y durabilidad a tu manicura.
9. Retirar sin dañar. Cuando desmaquilles la uña, hazlo fácilmente con un quitaesmalte sin acetona.
10. Más hidratación. La clave de unas uñas bonitas es la hidratación. Utiliza varias veces al día una crema de manos y uñas.

Por: Marián Vilá

Continúa leyendo