Vídeo de la semana

Productos caseros para cuidar la piel

¿Cansada de gastar demasiado en cremas y artículos para hidratar y nutrir tu piel? Te desvelamos cómo cuidarla con productos hechos por ti misma. ¡Toma nota!

Los artículos para la hidratación y nutrición de la piel pueden ser demasiados caros para algunos bolsillos. Por eso te traemos algunas 'recetas' caseras, para que puedas presumir de una piel saludable e hidratada sin que sufra tu presupuesto. ¡Apunta!

 

Hidratación

 

¿Quieres un cutis con un aspecto saludable y totalmente hidratado? Con estas dos mascarillas caseras, aptas para todo tipo de piel, conseguirás un rostro nutrido.

 

Plátano y naranja

Esta mascarilla tan tropical es muy sencilla de hacer. Coge medio plátano y tritúralo. Mézclalo con una cucharada de zumo de naranja y otra de miel. Aplícalo en tu rostro y mantenlo durante quince minutos. Retira el producto con agua templada.

 

Un clásico: el pepino

Esta verdura tiene muchos beneficios para nuestra piel. No solo sirve para el contorno de los ojos, también es un ingrediente perfecto para una mascarilla hidratante. Pela un pepino y tritúralo. Extiéndelo sobre tu rostro y déjalo actuar durante un cuarto de hora. Retíralo con agua fría.

 

Miel con cítricos

Si notas tu cutis muy deshidratado puedes utilizar esta mezcla que te dejará la piel como nueva. Mezcla tres cucharadas de zumo de naranja con media taza de miel. Aplícalo sobre tu rostro y mantenlo durante 30 minutos. Acláralo, primero con agua templada y después con fría.

Pieles grasas

 

¿Tienes una piel con tendencia grasa? Tenemos algunas soluciones caseras que te ayudarán a equilibrarla y a calmarla. ¡Notarás la diferencia!

 

Huevo, avena y aceite

Sí, lo sabemos. Parecen los ingredientes de tu desayuno. Pero, aunque parezca increíble también sirven para alimentar tu piel. Mezcla en un recipiente una yema de huevo, una cucharada de aceite de oliva (sí, aceite), otra de miel y media taza de harina de avena. Ponlo en tu rostro durante 15-20 minutos y retira con agua templada.

 

Yogur y piña

¿Notas que tu cutis tiene un exceso de grasa? Tenemos la solución perfecta para absorberla. Tritura media piña y mézclala con un yogur y una infusión de manzanilla. Aplícalo sobre tu rostro mediante masajes circulares durante 20 minutos. Después aclara con agua tibia.

 

Con manchas

 

¿Manchas en la piel por culpa del sol? Ponle remedio antes de que sea tarde. Con estos productos calmarás y nutrirás.

 

Papaya y miel

Esta 'receta' te ayudará a elimiar el enrojecimiento. Pela una papaya y tritúrala. Llena media taza con este 'puré' y añade dos cucharadas de miel. Déjalo actuar sobre tu rostro durante un cuarto de hora y aclara con agua templada.

 

Miel y limón

No solo es la mezcla perfecta para el dolor de garganta. También lo es para calmar tu piel y unificar su tono. Mezcla dos cucharadas de yogur con una limón y otra de miel. Aplícalo con masajes durante 20 minutos. Retira con agua templada.

Codos y rodillas

 

¿Estas dos zonas se te agrietan con facilidad? Puedes preparar dos soluciones caseras para que estén completamente hidratadas.

 

Azúcar moreno y limón

Para conseguir esta loción mezcla una cucharadita de azúcar de caña con una cucharada de limón y otra de miel. Extiéndelo en la zona y mantenlo durante 10 minutos. Después aclara con agua templada.

 

Coco, almendra y azúcar de caña

El azúcar moreno también es el protagonista de esta crema. Mezcla una cucharadita con una grande de aceite de coco y otra de aceite de almendra. Aplícalo mediante masajes en la zona deshidratada y retíralo con agua templada.

 

¿Y los labios?

 

Para conseguir una boca perfecta, aparte de escoger el labial adecuado, es recomendable que limpies tus labios de impurezas y células muertas. Para ello puedes hacerte un 'peeling' labial casero una vez por semana. ¡Conseguirás unos labios 10!

 

Trucos caseros

Hay varias formas de retirar la piel muerta. Puedes mezclar un poco de aceite de oliva con sal o utilizar tu vaselina con un poco de azúcar. Tu cepillo de dientes también sirve: pásalo suavemente por tus labios para dejarlos libres de impurezas.

Continúa leyendo