Propósitos beauty fáciles para este 2017

Los consejos perfectos para estar guapa en el 2017.

¿Tienes ya preparada tu lista de propósitos para este nuevo año? Seguro que hay algún deseo relacionado con la belleza y el cuidado personal que se te ha pasado por la cabeza.

Y es que la rutina del día a día no siempre nos permite cuidarnos como nos gustaría y anhelamos poder dedicar más tiempo a mimarnos y vernos bien. Para que este año te veas mejor que nunca y cumplas tus propósitos beauty, te damos algunos consejos que te lo pondrán todo más fácil. ¡Apunta!

Rostro joven y luminoso

Asegúrate de que tu crema hidratante habitual incluye factor de protección solar, el mejor escudo para evitar el envejecimiento prematuro de la piel y Alfa-Hidroxiácidos (AHA) como ácido glicólico o lactobiónico, exfolian, hidratan y regeneran la epidermis estimulando la producción de colágeno. De esta forma con un solo producto protegerás enormemente tu piel, sin dejar de hidratarla y preservando su capital de colágeno, proteína que forma parte de los “cimientos” de la piel y se encarga de mantenerla lisa y sin arrugas.

Unas manos perfectas

Las manos reflejan el paso del tiempo pero también pero también demuestran si somos cuidadosas nos preocupamos por su cuidado: no hay nada que diga tanto de nuestra rutina beauty como unas uñas mal cuidadas y pintadas. Muchas de nosotras descuidamos nuestras manos por falta de tiempo o por pereza. Sin embargo, aplicar una crema altamente hidratante antes de irte a la cama es algo sencillo, rápido y que se notará en tus manos. Elige una con manteca de karité, aceite de sésamo o aloe vera, ingredientes naturales muy hidratantes, y que contenga factor de protección solar para evitar futuras manchas. Al aplicarla incide en la zona de alrededor de la uña para evitar las pielecitas. Si te limas las uñas, hazlo con una lima de vidrio para evitar que se astillen y el acabado sea más pulido.

Piel lisa y libre de impurezas

Cuando exfoliamos, no solo limpiamos los poros de la piel y la dejamos más lisa, sino también la estimulamos de forma interna y se vuelve más receptiva a los tratamientos o productos que apliquemos a posteriori. En líneas generales, lo recomendado es exfoliarse una vez por semana o cada quince días si nuestra piel es muy sensible, siempre y cuando no haya una recomendación diferente por parte de nuestro dermatólogo.

Para que no se nos olvide este paso, nada mejor que tener el exfoliante en la ducha para aprovechar ese momento y aplicarlo. Existen fórmulas que se adaptan tanto a la piel del rostro como del cuerpo, sin embargo es mejor tener uno para cada zona. Para la cara, los que contienen arcilla blanca o partículas de ácido glicólico son de los más eficaces; mientras que para el cuerpo, las partículas de hueso de melocotón son muy utilizadas ya que eliminan muy bien las capas de piel muerta sin resultar agresivas.

“Levantar” las zonas caídas

Recuperar la firmeza de la piel y poner en su sitio las zonas flácidas no es imposible pero requiere de mucha constancia. Evitar el sedentarismo (y sobre todo el estar largas horas sentada) será tu primer gran aliado, y el segundo, las cremas con activos reafirmantes. Estas sustancias actúan como “relleno” en las capas profundas de la epidermis y ayudan a que luzca más tersa y lisa. Entre los más efectivos están el ácido hialurónico y el DMAE.

Si además nuestra crema contiene ingredientes hidratantes, como el germen de trigo, el aceite de jojoba o la centella asiática, atacaremos tres frentes en un solo gesto: hidratar, reafirmar y prevenir estrías. Podemos incorporar la crema reafirmante como parte de nuestra rutina antes de acostarnos y aprovecharemos que por la noche el cuerpo está más receptivo ya que se inician los procesos de renovación celular.

Cabello siempre en su sitio

Puntas abiertas, encrespamiento, nudos… Cada problema requiere un producto pero muchos de ellos tienen el mismo origen: falta de hidratación. Si notas que tus productos habituales han dejado de funcionar, revisa su etiqueta: muchos componentes como parabenos o sulfatos pueden deshidratar el cabello y volverlo rebelde. Pásate a los productos con ingredientes naturales, en especial con aceite de macadamia, propóleo y miel y libres de parabenos y sales. También te recomendamos hacerte con un aceite en seco que contenga vitaminas y ácidos grasos esenciales, pues sellan la cutícula y hacen que el cabello se rompa mucho menos, esté más brillante y sea más fácil de peinar.

Por: Mónica Lizondo, farmacéutica y cofundadora de Farmaconfianza.

Continúa leyendo