¿Qué nos desvelan las uñas?

Míralas, observa su forma y su color. Son detalles importantes; no solo por razones estéticas, sino también porque te informan sobre tu salud.

Las uñas bonitas, resistentes y cuidadas son una carta de presentación que aumenta tu atractivo. Por eso es imprescindible llevarlas escrupulosamente limpias y cuidadas. Pero a veces esto no es suficiente, porque aunque te hagas la manicura con frecuencia, en ocasiones las uñas pueden cambiar de color y adoptar formas extrañas; se trata de señales indicadoras de que algo no va del todo bien en el organismo.

Atención a la dieta

¿Se te rompen las uñas con mucha facilidad? Lo más probable es que tengas una carencia de hierro y poco cinc, o te faltan algunas vitaminas, como por ejemplo la vitamina B6, la A o la E. Las uñas están formadas por vitaminas, aminoácidos, minerales, grasas y agua; si falta alguno de esos elementos, su consistencia se deteriora.

Pero también el agua y los detergentes pueden hacer que tus uñas se vuelvan blandas y sin brillo. Por ese motivo debes ponerte siempre guantes cuando hagas labores de limpieza.

Falsas alarmas

La belleza de las uñas también puede verse alterada por las estrías o las manchas blancas, y por surcos verticales que hacen rugosa su superficie. Se trata de defectos inocuos que casi siempre tienen solución, si no definitiva, sí temporal con la ayuda de cosméticos adecuados. Los puntos blancos son pequeñas burbujas de aire que se forman bajo la uña, sobre todo si ésta es poco compacta. También las estrías son alteraciones sin importancia que desaparecen con el tiempo. Los surcos indican que las uñas están envejeciendo.

Siempre bonitas

Para mantener las uñas en buen estado, lo que debes hacer es cortarlas siempre dejando el borde redondeado. Y usar productos específicos según el problema para hacerlas fuertes y elásticas. Las uñas pintadas además de resultar más bonitas, son más resistentes. Pero déjalas respirar de vez en cuando entre una y otra aplicación de esmalte.

Sí a los cuidados básicos

Refuerza las uñas, sumergiéndolas una vez a la semana en un baño de aceite de oliva templado. A continuación, sécalas con un ligero masaje para reactivar la circulación.

No a los objetos puntiagudos

La suciedad se incrusta bajo las uñas y se convierte en un receptáculo de bacterias, pero nunca debes usar la punta de unas tijeras para limpiarlas por dentro. Utiliza mejor un cepillo suave humedecido con agua y jabón, y pásalo repetidamente por la superficie y el interior de cada uña.

¿Cuándo algo no va bien?

- La uña normal debe ser un poco curva, con la superficie lisa y el arco de la base visible.

- Si el borde de la uña es plano, podrías estar predispuesta a trastornos de corazón y abdomen.

- Un borde irregular en las uñas puede indicar que tus puntos débiles son el estómago y los ovarios.

- El perfil de la uña en forma de garra podría indicar problemas en los riñones, en los pulmones y en el corazón.

- Cuando las uñas toman forma de almendra de manera demasiado acentuada, ten cuidado con la diabetes.

- La uña surcada por una raya vertical señala una lesión en la parte de la matriz de la uña.

- Muchas líneas paralelas verticales a lo largo de la uña advierten que existe pereza intestinal.

- ¿Hay muchos pequeños ‘hoyos’ en la superficie de la uña? Eso significa que puedes padecer psoriasis, una enfermedad crónica de la piel.

- Si tienes las uñas redondas y planas, hazte revisar el bazo; quizá funcione un poco mal.

- Cuando las uñas presentan un suave color rosado, rebosas salud.

- Las uñas un poco descoloridas, tirando más al blanco que al rosa, pueden ser un indicio de anemia.

- Un tono azulado es señal de que el corazón y la circulación no funcionan como debieran.

También te puede interesar:

Continúa leyendo