Relaja tus pies

Son una de las zonas más importantes de tu cuerpo y se merecen que, de vez en cuando, los mimes. ¡Apúntate nuestros cuidados!

Solemos olvidarnos de ellos, pero soportan una gran carga cada día. Por eso de vez en cuando se merecen una buena dosis de mimos. ¡Relájate y disfruta!

 

Un buen baño

 

Prepara un recipiente con agua templada y pon en el fondo algunas piedras. Éstas masajearán las plantas, a modo de pediluvio. Deja los pies en remojo para que las durezas se ablanden. Después, añade una pastilla efervescente: verás qué agradables son esas miniburbujas. Y si quieres sentirte en un improvisado spa, añade pétalos de flores y unas gotas de aceite esencial.

 

El mejor relajante para tus pies

 

¿Llegas a casa con los pies como botas? ¿No tienes tiempo para un automasaje? Tranquila, hay un remedio exprés, barato y entretenido: siéntate con la espalda recta, deja una pelota de tenis en el suelo y hazla rodar por la planta de los pies durante unos minutos. Parece demasiado sencillo, ¿verdad? Pues es eficaz. Prometido. Pruébalo y ¡notarás un descanso inmediato!

 

Y si quieres presumir de pies, visita nuestra galería "Pies a punto en 10 minutos". ¡Fácil y rápido!

También te puede interesar:

Continúa leyendo