Remedios caseros para zonas olvidadas del cuerpo

¿Quieres un ritual embellecedor home made que pula, reconforte y sea ‘delicioso’? Abre la despensa y ponte manos a la obra.

¿Quieres un ritual embellecedor home made que pula, reconforte y sea ‘delicioso’? Abre la despensa y ponte manos a la obra. Sólo te llevará media hora (como mucho) y te prometemos que el resultado será: cero defectos.

 

Consigue una espalda bonita

¿Ha acumulado impurezas? Recupera una de tus mejores armas de seducción con una mascarilla. ¿La receta? Machaca 5 aspirinas y mézclalas con 2 yogures naturales y 2 cucharadas de miel. Aplica el emplasto y déjalo 20 min. Retira en la ducha con un guante de crin.

 

Logra un escote de ‘top model’

Aunque ahora esté a cubierto, tenerlo insinuante y atractivo es vital. Dulcifica su aspecto con un ungüento goloso.  Bate 4 cucharadas de azúcar glas e incorpora unas gotas de aceite de lavanda, tomillo y pino (los encontrarás en herbolario) e incorpora 1 cucharadita de miel. Déjala actuar durante 15 minutos y retira con agua templada.

Obtén unas piernas firmes y ligeras

El cansancio y la hinchazón han hecho mella y las temidas arañas vasculares están a flor de piel. Mejora su aspecto con un ritual antivarices: pela dos tallos de aloe vera, tritura y refrigera el puré en la nevera. Una vez frío, incorpora un puñado de sal gorda, embadurna las piernas con esta cataplasma y déjala 30 minutos. Mientras esperas, toma una tisana de diente de león. Transcurrido este tiempo, retira los residuos con una toalla fría.   

 

Recupera las manos con una terapia ‘hot’

Están expuestas constantemente a la radiación solar y no las mimamos como se merecen. ¿Qué hacer? Mitiga la aspereza y la desnutrición. ¿Cómo? Calienta un vaso de leche, pásalo a un bol e incorpora un palito de canela en rama y 3 cucharadas de azúcar moreno. Sumerge las manos en este baño especiado. Pasados 15 minutos, seca y nutre con una crema emoliente que previamente hayas mezclado con unas gotas de aceite de oliva. Cubre con film, retira y, ¡voilà!, como nuevas. (Por Cristina Álvarez, esteticista). 

Continúa leyendo