Evita los labios agrietados en invierno

Consejos para prevenir la sequedad y la irritación de los labios.

Los labios son una de las partes más delicadas y sensibles de la piel. La capa que los recubre es muy fina y, al no existir vello en esta zona, tienden a perder humedad muy fácilmente.

El verano y el invierno son las dos temporadas en las que más sufre esta parte del cuerpo, bien sea por el exceso de sol que los puede quemar en la época estival, o por el viento y el frío que hace que se agrieten en invierno.

Para evitar esto, deberemos usar protectores labiales que nos aplicaremos cada dos horas, para tener los labios siempre protegidos y, además, es recomendable que tengan cierto factor de protección solar, incluso en invierno.

Antes de acostarnos también deberemos aplicar productos que los hidraten, protejan, y reparen el daño generado por la sequedad y el frío. La manteca de karité, el aceite de coco, la miel, el aloe vera, la glicerina y las vaselinas son productos que ayudarán a nuestros labios a recuperar la suavidad y la hidratación.

Para prevenir que se resequen y escamen también hemos de evitar lamernos los labios con frecuencia, ya que así no se hidratan, sino que empeoran. En este sentido, es preferible utilizar protectores labiales que no tengan sabores ni perfumes, para evitar la tentación.

Y también hay que tener en cuenta que algunos alimentos, especialmente picantes y ácidos, así como algunas pastas de dientes y barras de labios pueden provocar reacciones alérgicas, o cierta inflamación, por lo que deberemos descartarlos.

También te puede interesar:

Continúa leyendo