Retoques: 7 claves para obtener un resultado natural

¿Qué tienen en común Reneé Zellweger, Meg Ryan o Courteney Cox? ¿Sabías que no todos los tratamiento médico estéticos resultan favorecedores? Las doctoras Sofia Ruíz del Cueto y Mar Mirá de Mira+Cueto nos dan las claves.

¿Qué tienen en común Reneé Zellweger, Meg Ryan o Courteney Cox? ¿Sabías que no todos los tratamiento médico estéticos resultan favorecedores? Las doctoras Sofia Ruíz del Cueto y Mar Mirá de Mira+Cueto nos dan las claves para conseguir un resultado elegante, sultil y ultranatural lejos de esos rostros tan poco armónicos que pasean por la alfombra roja. ¡Toma nota!

 

1. Huye del acabado en serie. Nunca se  debería notar ni la mano ni la firma del médico. El diagnóstico y el resultado deben ser personalizados.

 

2.No te borres del todo. Eliminar el rastro del transcurso de los años del todo es un error. Un rostro maduro sin ninguna línea de expresión resulta artificial.

 

3.Es una carrera de fondo. Hay que ir tratando poco y con mesura. Coger el sprint y pedir nuevos rasgos y sumar cambios radicales no te beneficia en nada.

 

4. No congeles la expresión. Acudir a la toxina botulínica no implica perder gestualidad. Bien empleada, ‘relaja’ y no inmoviliza ni paraliza.

 

5. Reposiciona sin peso. Inflar las mejillas o la boca de forma desmesurada no te hará parecer más joven: solo conseguirás acelerar el descolgamiento.

6. Identifica al enemigo. En ocasiones nos empeñamos en que un ‘supuesto’ defecto o signo de la edad es lo que altera el rostro, pero puede ser que no sea así. Es labor y obligación deontológica del médico-estético reconducir las peticiones, explicando endetalle los posibles errores en la autopercepción.

 

7. Pide un acabado elegante. Quizás puede sonar a perogrullada, pero el buen gusto es realmente la base de un tratamiento médico estético favorecedor. Tanto del paciente como del médico-estético que debería tener un ojo entrenado en la armonía y la proporción y buscar una belleza atemporal sin dejarse llevar por la posible tentación de plasmar determinadas peticiones o deseos que realmente van más al hilo de una tendencia estética puntual que de algo que realmente favorece a ese rostro en concreto.

Continúa leyendo