Rutina de belleza eco

Te enseñamos cómo mimar tu piel de la forma más natural. ¡Toma nota!

¿Por qué no dedicarte una tarde de spa completo en casa de una forma natural? Por falta de tiempo siempre recurrimos a mascarillas prefabricadas de las que esperamos un milagro express o productos con demasiados químicos. Dale un respiro a tu piel y mímala con productos naturales y que seguro tienes en tu cocina. ¡Toma nota!

 

Preparar el rostro

Primero debemos limpiar y abrir los poros. Para ello, prepararemos un baño de vapor purificante. Calentaremos agua en una cazuela y le añadiremos unas ramitas de romero. Procederemos a realizar la vaporización para que los poros se abran. El aroma a romero nos ayudará a relajarnos y a purificar nuestros poros. Colócate una toalla sobre la cabeza para que tu piel absorba bien el vapor.

Exfoliar

Si quieres exfoliar el cuerpo prepara una mezcla de azúcar y miel. Si quieres uno para el rostro, opta por los posos del café ya que los gránulos son más pequeños y la cafeína dará tersura a nuestra piel. Añade miel para suavizar y dar luz. En la ducha y con la piel húmeda, realiza un masaje con suaves movimientos circulares por las zonas que desees. Termina con agua fría para activar la circulación.

Tónico

Para calmar la piel después de la exfoliación, haz una infusión de manzanilla y métela en el frigorífico. Cuando esté bien fría, empapa un algodón y aplícala con ligeros toquecitos sobre tu piel. Puedes optar por una mascarilla calmante, tan solo tienes que empapar una compresa de algodón en la infusión fría y colocarla sobre tu rostro por 15 minutos. ¡Va genial para los granitos!

Mascarilla nutritiva

Ahora toca nutrir y revitalizar la piel, para ello solo necesitaremos un yogur natural sin azúcar y un aguacate bien maduro. Extenderemos por el rostro la mezcla y dejaremos actuar 30 minutos. Aplica de nuevo el tónico de manzanilla para quitar los restos y calmar la piel. Recuerda ponerte tu crema hidratante al finalizar todo el proceso.

Continúa leyendo