¿Sabes Usar las Diferentes Cremas?

Nutritivas, hidratantes, antimanchas, antiarrugas... Son muchas las cremas faciales que existen en el mercado. Y cada una tiene una función específica, de ahí que beneficiarse de sus cualidades dependa, en gran medida, de saber escogerlas. Además, influye la piel (si es seca, grasa, mixta) y el momento del día (mañana o noche) en que se aplique. Aquí tienes los usos y virtudes de las más habituales:
-Hidratantes: Consiguen retener agua en la piel. Entre sus componentes se hallan la urea, los ácidos grasos omega 3 y la avena. hay que usarla por la mañana y por la noche si la piel es seca o extraseca.
-Nutritivas: a partir de los 25 años, una hidratante no es suficiente para mantener la piel en plena forma, ya que la epidermis precisa nutrición. Las cremas nutritivas aportan las vitaminas, aminoácidos, aceites y agua que necesita la piel a esta edad. Se suelen usar principalmente por la noche.
-Antiarrugas: a partir de los 30 años, la piel pierde hidratación, elasticidad y firmeza, y (cómo no) aparecen las primeras arrugas. Estas cremas contienen sustancias que tensan la piel en sus capas más superficiales. Se trata de principios activos como vitamnias A.C y E, alfahidroxiácidos (ácidos de frutas que sirven para exfoliar la piel) o descontracturantes que relajan los músculos faciales. Se usan por la mañana y la noche.
-Antimanchas: este tipo de cremas están indicadas cuando el tono de la piel deja de ser uniforme o cuando aparecen pigmentaciones oscuras provocadas por el fotoenvejecimiento, variaciones hormonales... Incorporan ácidos frutales y, sobre todo, sustancias que inhibien la formación de melanina.
-Reafirmantes: devuelven la tonicidad a los tejidos que ya presentan flacidez , a su vez, previenen la relajación de las capas más profundas del tejido cutáneo. Son una buena base de maquillaje, auqnue también pueden utilizarse solas.
-Regenerantes: se aplican habitualmente por la noche (momnto en el que la piel se renueva) para repararla de las agresiones a las que se ha visto sometida a lo largo del día, o bien como un tratamiento de choque después de un exceso de frío, de sol, o de estrés.

Continúa leyendo