Sácale partido al eyeliner

Si tienes dudas sobre cómo usar el lápiz de ojos, tres maquilladores nos cuentan sus secretos para lograr el mejor resultado. ¡Que no te tiemble el pulso!


Estilo catwoman: ¡rabillo xl!


¿Cómo hacerlo? Para conseguir una mirada muy felina, Nina Leykind, cofundadora de Eyeko, nos da las pautas.

Primero, dibujar pequeños puntos sobre la línea de las pestañas superiores, desde la mitad del párpado hacia el exterior, marcando el rabillo del ojo como más nos guste. Después, unimos todos los puntos y los repasamos de nuevo, esta vez desde el interior y asegurándonos de que no quedan huecos.       

Trucos de experta. “No debemos estirar de la esquina exterior de los ojos según lo aplicamos. Esto dará lugar a una línea irregular”, avisa Leykind.

¿Otro consejo? Tener siempre a mano bastoncillos de algodón para limpiar los fallos. “Y, si queremos agrandar el ojo, siempre podemos pintar con un eyeliner más claro la línea interior de las pestañas”, asegura la experta.      

 

 

Estilo discreto: sin que se note


¿Cómo hacerlo? Según nuestro tipo de ojos. La maquilladora de Benefit, Cruz Puente, los clasifica en tres: estándar y redondos (hay que darles forma almendrada), caídos (el eyeliner se aplica en el exterior del ojo y lo subimos un poco hacia el extremo de la ceja) y saltones (dibujaremos una línea gruesa hasta que queden redondeados).   

Trucos de experta. “Intensificaremos el efecto con un poco de sombra de ojos marrón o beis debajo de las pestañas inferiores, en dirección hacia el exterior del ojo”, explica Puente.  

 

 

Con doble trazo: arriba y abajo

 

¿Cómo hacerlo? Antonio Serrano, maquillador oficial de Shiseido, aconseja que empecemos desde el centro del párpado (encima del iris) y delineemos una fina raya hasta el lagrimal. Después, haremos lo mismo en el párpado inferior.      

Trucos de experto. “Para un trazo mucho más preciso, colocaremos la punta del eyeliner lo más cerca posible a la línea de pestañas”, dice Serrano. ¿Hay más opciones de este trazado además del negro? “¡Claro! Marrón, verde, gris, azul... Eso sí, nunca debe ser del mismo tono del iris, ¡será complementario al color de nuestros ojos!”, añade.  

 

Por Rosa Salom

Continúa leyendo