Trucos para las pieles grasas

Trucos, cuidados y consejos para tratar las pieles problemáticas.

Brillos, sensación de piel pesada y 'sucia', constante aparición de granitos… Conocemos el fastidio que supone tener la piel grasa pero si te sirve de consuelo, se trata de una piel fuerte, resistente y capaz de retardar el envejecimiento. Aún así, sigue leyendo para conocer los cuidados básicos de este tipo de piel, consejos para controlar el exceso de grasa y trucos para tratar tu piel.

Tu piel:

Gruesa y resistente, con poros abiertos, rara vez presenta problemas como rojeces o descamación y cuando sales de la ducha no sería necesario ni aplicarnos crema hidratante. Ten en cuenta que si tienes la piel grasa solo en la zona del mentón, la nariz y la frente (zona T) lo tuyo es una piel mixta. Es importante conocer nuestro tipo de piel para poder tratarla y ofrecerle los cuidados que necesita.

Cuidados básicos:

Una buena limpieza: necesita una limpieza óptima para ofrecer una buena textura y color. Los limpiadores espumosos que se retiran con agua son las mejores opciones. Sé constante y responsable y lava tu rostro mañana y noche para retirar esa capa de grasa que produce tu piel. Después, aplica un tónico para calmar la piel y cerrar los poros. Ponte una crema hidratante oil-free y listo.

En profundidad:

Hazte una exfoliación cada 10 días para mantener la piel libre de impurezas y evitar la aparición de granitos. Recuerda usar siempre un exfoliante suave, con gránulos pequeños y acorde a tu tipo de piel. Masajea con suaves círculos y aplica el tónico y la crema hidratante oil-free cuando acabes.

Tu mascarilla:

Una vez a la semana puedes aplicarte una mascarilla. Los expertos recomiendan las de arcilla o barro.

Protégela: aunque la piel grasa es más resistente al sol y a las agresiones externas, debes protegería ya que los posibles granitos que tengas pueden dejarle manchas si les da el sol. Hazte con un protector solar oil-free.

Tus aliados:

-Las toallitas matificantes son muy prácticas a la hora de eliminar brillos sin tener que recurrir al maquillaje, puedes llevarlas en tu bolso y retocar las zonas problemáticas cada vez que lo necesites.

-Los fondos de maquillaje matificantes son obligatorios. Ten en cuenta a la hora de elegir las sombras y el colorete, que hay que optar siempre por texturas en polvo.

-No utilices productos comedogénicos. Siempre lee la etiqueta y mira que ponga oil-free. Las texturas en gel son tus grandes aliadas ya que se absorben rápido y no dejan brillos.

-Por supuesto, no toques tus granitos. Si lo que deseas es limpiar tu cara en profundidad acude a un salón de belleza y déjate tratar por profesionales.

Continúa leyendo