Trucos para que la base de maquillaje dure más

¿Se cuartea? ¿Tiene brillos? ¿Parece que la piel se lo 'come'? Aquí tienes unos sencillos tips para alargar la duración de la base de maquillaje.

¿Se cuartea? ¿Tiene brillos? ¿Parece que la piel se lo 'come'? Aquí tienes unos sencillos tips para alargar la duración de la base de maquillaje.

 

1. Mezcla con la hidratante

Usa la tuya habitual o una que incorpore pigmentos micronizados. Duplicas el aporte de luminosidad y mantienes el maquillaje en su sitio. 

 

2. Acude a un preparador

Son prebases o primers y se aplican antes de la base. Ayudan a que aguante el maquillaje. “Empieza con poca cantidad y añade progresivamente o limita su uso a las zonas conflictivas del rostro”, dice Gato, maquillador oficial de Maybelline NY.

 

3. Matifica con polvos

“Pon el polvo fijador sobre la  totalidad del rostro. Usa una brocha de pelo suelto y repasa con una borla las zonas que tienden a brillar (aletas de la nariz y centro de la frente)”.

 

4. Ajusta el color

Mezcla el fondo con un creador de subtonos (pigmentos claros u oscuros). Con una gota consigues un tono personalizado, creas un efecto de segunda piel de larga duración  y das salida a esas bases olvidadas. 

 

5. No bajes la guardia

Séptum nasal, lagrimal... No descuides ninguna zona. Aplica los productos de forma ordenada y pausada.

6. ¡No te limites! Descubre a tu aliado

“El aplicador que puede usarse con cualquier base de maquillaje es la esponja de látex”, explica Estrella Arjona , make upartist de DNI MAKE UP.

 

¿Su modo de empleo? “Extiende el producto sin arrastrar, con toques solapados, como si estuvieras haciendo un ligero masaje. Comienza en la frente y finaliza en el mentón. Dependiendo del efecto que quieras conseguir, esta herramienta puede usarse húmeda (más transparencia) o seca (mayor cobertura). Cuando apenas tengas tiempo y quieras un efecto natural, extiende la base fluida con las manos. El calor que desprenden los dedos hace que la base se funda”.

 

Si prefieres usar una brocha, deslízala sobre la piel y finaliza haciendo presiones con la esponja de maquillaje, evitarás cortes y dejar parches. 

 

7.- Cuida el modo de empleo

Antes de nada, acondiciona la piel. “Se ha comprobado que cumplir con las tres rutinas básicas (limpieza, tonificación e hidratación) optimiza resultados”, explica Arjona.

 

Después aplica una gota de maquillaje en mentón, mejillas y frente y ve arrastrando el producto hacia los lados. Para fijar y homogeneizar, realiza unas suaves presiones”, comenta David Rodríguez make up artist de Clarins.

 

Para terminar, “sella el maquillaje con polvos traslúcidos. Alargas su duración y facilitas que el colorete y los polvos de sol se difuminen bien”.

Continúa leyendo