Vídeo de la semana

Trucos útiles para tener un cabello sano

Cada persona tiene una naturaleza capilar particular, pero con los productos adecuados, cuidar el cabello es fácil. Te damos unos trucos útiles.

Cada persona tiene una naturaleza capilar particular, pero con los productos adecuados, cuidar el cabello es fácil. Te damos unos trucos útiles.

 

1 - Pelo fino que se encrespa

 

Su naturaleza es flexible y se riza ligeramente. Además, cuando se peina, es imposible crear mechones bien lisos, porque los cabellos se separan, dando un aspecto crespo, inflado y bastante antiestético.

 

La solución. Desenredar el pelo en húmedo. Después hay que dejarlo secar al aire libre sin tocarlo y así la melena cogerá forma de manera natural. Si es necesario, usa productos de acabado disciplinantes (sérum, espuma…) que dominan el pelo más rebelde. Si es necesario el uso de secador, que sea con aire frío.

 

El truco. Después de haberte desenredado el pelo, peínalo con las manos para un efecto natural.

 

Con color. ¿Te cuesta decidirte entre prolongar tu color o cuidar tu pelo? Puedes hacer ambas cosas. Si tu cabello es rebelde, concéntrate, cuando te lo laves, en usar un producto de tratamiento, y que sea el acondicionador el que se adapte a tu color, para que esté brillante.

 

2 - Pelo grueso que se parte

 

En principio, si se rompe, es porque sufre agresiones repetidas como la contaminación, el cloro, los rayos UV, o técnicas de peinado abrasivas (permanentes, decoloraciones…). Estos factores externos se combinan muy a menudo con la falta de tratamientos.

 

La primera etapa de un plan antirrotura es capearse un poco las puntas en la peluquería para conseguir un corte más armonioso y suave. Después, hay que pasar a tratamientos nutritivos.

El truco. Con este tipo de cabello, que tiene mucho volumen, cuidado con los brushings calientes demasiado cerca de la fibra. Seca el cabello al aire libre y, si quieres forma, mejor un marcado con rulos.

 

Con color. A la hora del champú, escoge un producto específico para cabello coloreado, pero después, nutre el cabello con un tratamiento o una crema que rellene la fibra capilar y aporte los nutrientes y vitaminas que necesita.

 

3 - Pelo bonito pero graso

 

Lavados demasiado agresivos van restándole tonicidad poco a poco. Te conviene saber que, si lo fuerzas, irritas las glándulas sebáceas y se engrasa más rápido.

 

- Trata adecuadamente el cabello y déjalo respirar. Alterna un champú específico (dos veces por semana) con uno calmante (una vez) formulado para este tipo de pelo.

 

- Otro de tus aliados puede ser una mascarilla que sanee el cuero cabelludo y que se aplica sin frotar.

 

- En la peluquería, mejor un corte degradado pero no muy desfilado porque perdería volumen.

 

- Evita el secador muy caliente, irrita el cuero cabelludo y provoca un aumento de sebo.

 

El truco. El tinte puede ayudarte con tu problema de grasa. Opta por unos reflejos ligeros que den sensación de volumen, mucho mejor que un color uniforme.

 

Con color. Como el tinte es tu aliado, preocúpate de mantener el color simplemente con una mascarilla apropiada.

 

¿Sabías que...?

 

- Aproximadamente un 10 % de la población presenta exceso de grasa.

 

- Es más frecuente en personas mayores de 40 años, en hombres que en mujeres y en gente obesa.

 

- No solo no es malo, sino que lo adecuado es lavar el pelo a menudo para que permanezca limpio y en buenas condiciones.

4 – Pelo rizado, pero le falta vitalidad

 

Tu pelo forma unos rizos ligeros pero las raíces están planas. Y, además, si el pelo es fino y largo el fenómeno se intensifica. En realidad, el bucle se forma, pero el peso del pelo tira de las raíces aplastándolas. La fibra se distiende y le falta vida.

 

- Hay que fortalecer la raíz estimulando la microcirculación y tonificando el cuero cabelludo. Utiliza productos formulados específicamente para cabellos rizados para dar vigor y flexibilidad al bucle.

 

- Si quieres llevar una melena larga, los rizos se irán deshaciendo conforme van ganando longitud.
Con unas capas y unos desfilados volverán a estar llenos de vitalidad.

 

El truco. La solución más radical consiste en levantar la raíz con bigudíes de velcro. Hay que secar la mecha y enrollar el bigudí en el sentido inverso al crecimiento. En el momento del peinado apórtale un golpe de vida con una espuma o spray especial rizos, que aplicarás con un peine sobre el cabello húmedo, insistiendo en las raíces.

 

Si usas secador, coge el difusor, que es menos agresivo y cuida muy bien los rizos.

 

Con color. Mantén el color con un champú y un acondicionador.

5 - Pelo liso, pero sin brillo

 

Cuanto más oscuro y liso es el cabello, más brillante es. Los morenos son, por excelencia, más luminosos que castaños y rubios, sobre todo que los ceniza, y por tanto más atractivos. Además, la falta de tratamientos, el agua calcárea, la contaminación, el sol, el humo de los cigarrillos, pueden igualmente hacerle perder su brillo, como sucede con los brushings agresivos o repetitivos. Hay que nutrir el pelo y dar prioridad a tratamientos enriquecedores.

 

El truco. El vinagre o el zumo de limón eliminan residuos calcáreos y dan brillo. Añade unas gotas de vinagre de vino, sidra o limón al agua de un barreño y haz el último aclarado con esa mezcla.

 

Con color. Céntrate en el brillo especialmente si tu base es rubia. Utiliza mascarillas acondicionadoras con potenciadores o mantenedores del color y champús que alisen la fibra capilar.

Continúa leyendo