Vientre plano... ¡Es posible!

Aquí tienes un completo plan a la carta con los mejores consejos médicos y estéticos, alimentos, ejercicios... Este año, lucir un abdomen ‘tabla’ está más de moda que nunca: ¡que se lo digan a las famosas y sus cropped top imposibles! ¿Quieres emularlas? “Ten en cuenta que el sobrepeso no ayuda, que con los años tendemos a acumular grasa en esta zona y que nuestra constitución también cuenta”, explica el dr. Antonio de la Fuente. ¿Desanimada? ¡No! “Los problemas estéticos más comunes de la pared abdominal se pueden solucionar con unos hábitos saludables y con ejercicio”, dice. ¡Toma medidas y métete en cintura!


Flacidez

-Es tu problema si... hay un descolgamiento del tejido cutáneo. “Suele producirse por un cambio brusco de peso, tras el embarazo, como consecuencia del envejecimiento cutáneo...”, asevera Elia Roó, dermatóloga de la Academía Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

-En casa. Acaba la ducha con un golpe de agua fría. “Aunque resulte desagradable, es excelente para reafirmar”, explica la esteticista Cristina Álvarez.

-En cabina. La radiofrecuencia con tecnología Indiba reafirma las zonas blandas. En Avan Clinic. Desde 45 €.

-Tu ejercicio. “Haz abdominales mientras sujetas con los pies un fitball. Esculpes y mejoras la coordinación”, aconseja Rubén Castillo.


-Aliados nutricionales. “Toma en comida y cena proteínas de alto valor biológico (pescado blanco, pollo de corral..) que refuerzan la estructura  de la piel”, propone Itziar Digón, nutricionista de Tacha.

-Recursos cosméticos. “Busca remodeladores con ácido hialurónico, vitaminas A y E, centella asiática, retinoides...: mejoran la apariencia cutánea”, recomienda la dra. Roó.


Hinchazón 

-Es tu problema si...  la ‘lorza’ se sitúa debajo del ombligo. Es típica de personas con tendencia a retener líquidos. ¿Las causas? “Cambios hormonales, sedentarismo, malos hábitos alimenticios...”, aclara C. Álvarez.

-En casa. “Masajea (siguiendo las indicaciones de la derecha) y, al terminar, toma una infusión de hierbaluisa y manzanilla con anís”, dice Chelo Candenas, directora del centro del mismo nombre.

-En cabina. Elige un ‘todo en uno’ como Cyclone, un equipo que usa técnicas reductoras, drenantes y reafirmantes. En Cristina Álvarez. El bono de 6 sesiones, 499 €.

-Tu ejercicio. “Al sentir molestias en esta zona, olvídate de hacer abdominales; opta por una práctica deportiva que estimule el sistema cardiovascular y active la circulación: natación, marcha...”, asegura Rubén Castillo.

-Aliados nutricionales. “Hay que recu-perar la flora intestinal con alimentos probióticos (papaya, chucrut...), moderar el consumo de gluten y terminar el almuerzo con una infusión digestiva”, explica la dra. Digón.

-Recursos cosméticos. Las fórmulas con aceites esenciales desinfiltrantes (uva, mejorana, elemí...) mejoran la circulación y ayudan a definir el contorno.

 

Estrías

-Es tu problema si... la piel se ha ‘roto’, porque no es suficientemente elástica para adaptarse a situaciones de distensión cutánea intensas y prolongadas. ¿Como cuáles? “Las fluctuaciones hormonales en la adolescencia y en el embarazo, un aumento de peso desproporcionado o un incremento de la masa muscular (deportistas)”, comenta la doctora Roó, coordinadora de GEDET (Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica).

-En casa. Aplica la máxima de ‘mejor prevenir que curar’. Así que hidrata muy bien el vientre, sobre todo durante el embarazo, la pubertad o cuando te pongas a régimen. ¿Una solución natural? “Mezcla aceite de rosa mosqueta con unas gotas de aceite esencial de nuez moscada o pimienta. ¡Una gran pócima antiestrías!”, afirma Chelo Candenas.

-En cabina. Se pueden tratar con láser fraccional no ablativo (plataforma ICON). Éste activa la renovación de las capas superficiales de la piel, suaviza el tono y favorece la regeneración de tejido. En Isep Clinic Mallorca. Desde 400 €.

-Tu ejercicio. “Lo mejor es una actividad que te ayude a tonificar y mejorar la apariencia de la piel, como el waterbike, que combina los beneficios del hidromasaje con los del ciclismo”, aclara el coach Rubén Castillo.

-Aliados nutricionales. “Toma altas dosis de vitamina C. Esta sustancia favorece unos niveles adecuados de colágeno, una proteína que ayuda a que la piel se mantenga elástica y firme”, explica la dra. Digón.

-Recursos cosméticos. Son productos que mejoran la apariencia de la estría (color, aspecto y textura), aunque no las borran.


Grasa abdominal

-Es tu problema si... aprecias un ‘flotador’ persistente. ¿Sus causas? La genética determina la densidad de la grasa abdominal que poseemos. También, al cumplir años, incluso los vientres más planos se abultan, porque nos relajamos en la mesa, huimos del gimnasio o, con la llegada de la menopausia, las hormonas se revolucionan (estrógenos), provocando que piernas y caderas se vuelvan esbeltas, pero haciendo que la tripa aumente.

-En casa. Aplica una crema reductora con acción lipolítica. ¿Cómo potenciar resultados? “Masajea el vientre con los nudillos para ayudar a disolver los acúmulos grasos”, afirma la esteticista Cristina Álvarez.

-En cabina. Según Chelo Candenas, “lo ideal es usar un doble protocolo: termoterapia y ultrasonidos, que destruyen los adipocitos más rebeldes. Cada sesión cuesta 45 €.

-Tu ejercicio. Combina actividades cardiovasculares (running, spinning...) con otras que trabajen la musculatura (fitness, body pump...). “En este caso, el orden sí importa: haz primero el cardio y tonifica al final. De esta forma agotas tus reservas de glucógeno (aportando energía al músculo) y, si continuas, empiezas a ‘quemar’ las reservas de tejido adiposo”, explica Castillo.

-Aliados nutricionales. “Potencia la ingesta de frutas y verduras y huye de alimentos precocinados, bollería industrial, alcohol y bebidas con gas”, dice Itziar Digón.

-Recursos cosméticos. “Lo ideal es que combinen sustancias ‘disuelvegrasa’ como la cafeína con otras que actuén sobre el tejido (silicio, vitamina C...) y activadores de la circulación (naranja, algas...)”, aclara la dra. Roó.

 

Michelines

-Es tu problema si... tienes un gran ‘rollito’ en la cintura. Poseer un tamaño desproporcionado no es sólo un problema estético, sino también de salud: hay un riesgo cuando el perímetro de la zona supera los 80 cm. Normalmente, esto se concreta en alguna patología como diabetes, tensión arterial...

-En casa. “Masajea, mañana y noche, con una crema de triple efecto: anticelulítica, moldeadora y tensora”, dice Chelo Candenas.

-En cabina. La Hidrolipoclasia es una técnica que fulmina ese michelín que no se va ni con la dieta ni con el ejercicio. ¿En qué consiste? Se infiltra suero fisiológico donde están localizadas las adiposidades, para después romperlas con cavitación. Desde 200 € en Clínica Bonome.

-Tu ejercicio. “Reducen, alisan, mejoran el suelo pélvico, corrigen problemas de incontinencia urinaria...: haz abdominales hipopresivos. Es un método que refuerza la faja abdominal, reduce la cintura y evita las lumbalgias y otras lesiones”, precisa Castillo.

-Aliados nutricionales. Son personas que sufren sobrepeso y con frecuencia padecen alguna de las enfermedades ya mencionadas. “En este caso, recomiendo el consumo de alimentos de bajo índice glucémico (legumbres, productos integrales, frutas con piel, verduras...). Estos elevan muy lentamente los niveles de azúcar en sangre y de insulina”, comenta la dietista Itziar Digón.

-Recursos cosméticos. “Son liporreductores; por sí solos no pueden disminuir los acúmulos grasos ni prevenir que se acumulen otros nuevos, pero ayudan dentro de un protocolo que incluya entrenamiento y un menú healthy”, explica la doctora Elia Róo.


Celulitis

-Es tu problema... si la piel ha adquirido un aspecto acolchado. Combátela antes de que se convierta en tu peor enemigo.

-En cabina. Machacar el adipocito es posible inyectando en la dermis una solución homeopática. Se trata de la mesoterapia y lo econtrarás en Clínica Menorca (clinicame norca.com). Diez sesiones por 450 €.

-Tu ejercicio. “Haz varias series de abdominales (con las piernas en alto, oblicuos, con mancuernas...) y ve aumentando la intensidad. Merece la pena el esfuerzo, lo notarás”, apunta el coach Rubén Castillo.

-Aliados nutricionales. “Atácala con un caldo depurativo elaborado con alcachofas, apio y rabanitos y tomando licuados a base de piña y papaya. Desintoxican y mejoran el aspecto cutáneo”, aclara Itziar Digón.

-Recursos cosméticos. “Para mejorar el aspecto de la piel de naranja, funcionan las fórmulas reduce con cafeína, guaraná, té verde, extracto de sauce...”, dice Elia Roó.

 

El automasaje multiplica el efecto

-Movimientos circulares. Aplica la crema o aceite y extiende con movimientos circulares (en la dirección de las agujas del reloj).

-Pinzar. Con los dedos pulgar e índice, coge pequeños pliegues de piel  y muévelos de arriba abajo sin apretar (es como una suave oscilación).

Con estos simples gestos favoreces la eliminación de grasa y líquidos, propicias la microcirculación, tonificas la piel y mejoras la digestión. ¡Hazlos mañana y noche!

 

¡Cuida la postura!

Hay poses que repites todos los días inconscientemente y que empujan la pelvis hacia delante y, por lo tanto, propician la barriguita. “Acostúmbrate a caminar recta y a respirar con el abdomen. A largo plazo, tonificas esa zona y oxigenas el organismo”, explica Ata Pourami, quiropráctico.


Por: Sonia Coronel.

También te puede interesar:

Continúa leyendo