Vitamina C. El Milagro Antiedad.

Su lista interminable de propiedades beneficiosas para la salud y su protagonismo activo en la belleza han colocado a la Vitamina C en el punto de mira, convirtiéndola en imprescindible en cualquier tratamiento antienvejecimiento. ¡Sácale todo el jugo!
Todas identificamos A la naranja con esta extraordnaria vitamina, pero todavía nos queda mucho por conocer acerca de las maravillas que puede obrar en nuestra piel. La vitamina C es el activo antioxidante por excelencia, ya que refuerza las defensas de la dermis y estimula su regeneración. ¿Qué significa esto? La contaminación, las radiaciones solares, el tabaco, el estrés, etc., generan un exceso de radicales libres que debilita el sistema de autoprotección cutánea y acelera el proceso de envejecimiento, favoreciendo la pérdida de elasticidad e hidratación, la formación de arrugas y la aparición de manchas oscuras. La epidermis no siempre cuenta con recursos propios para reparar el daño ocasionado y reponer las reservas de uno de los principales antioxidantes que nuestro organismo utiliza, la vitamina C. Pero no sufras, porque la cosmética más innovadora te ofrece lo mejor de este nutriente: sus propiedades protectoras, antioxidantes, reafirmantes, hidratantes y despigmentantes, que ayudan a prevenir de la forma más natural y directa los signos visibles de la edad.
Todo son ventajas
La vitamina C o ácido ascórbico es un activo preventivo del envejecimiento de la piel. Aplicada tópicamente, es decir, mediante tratamientos cosméticos, permanece en la piel durante 48 horas, consiguiendo un nivel de respuesta 30 veces superior que cuando la ingerimos oralmente. Su eficacia ha quedado demostrada por numerosos estudios, que ponen de manifiesto sus muchas propiedades:
-Antioxidante. Realiza una acción doblemente antioxidante al aplicarla. Por un lado, neutraliza los radicales libres, protegiéndonos de las odiosas arrugas, pero también participa en la regeneración de las células, haciendo que nuestra piel funcione perfectamente a todos los niveles: protección, reparación, hidratación...
-Fotoprotectora UVA y UVB. Al neutralizar los radicales libres, la vitamina C realiza una acción tanto preventiva como paliativa del daño ocasionado por los rayos ultravioleta. Por eso, aplicada antes de la exposición solar, actúa como un fotoprotector biológico. Asimismo, después de tomar el sol, su efecto antiinflamatorio calma la piel y reduce el eritema.
-Iluminadora. Es un poderoso agente blanqueador. Aclara la dermis y mejora las lesiones pigmentarias que aparecen por diferentes causas, como el melasma (típico del embarazo), las manchas solares, los lentigos (originados por la edad), las huellas del acné... Es así porque, al neutralizar el cobre, desactiva la tirosinasa, responsable de su aparición.
-Estimula la síntesis del colágeno. La vitamina C, en su versión tópica (es decir, como tratamiento cosmético), induce a la formación de colágeno (responsable directo de la firmeza de la piel). Recientes estudios demuestran que su aplicación en la epidermis aumenta el número de fibras elásticas y fibroblastos activos, rejuveneciéndola espectacularmente, sobre todo en lo referente a hidratación, luminosidad, tonicidad, líneas de expresión y finas arrugas.
Y además...
1. Ayuda a la cicatrización de heridas y quemaduras, acelerando el proceso de reparación y regeneración.
2. Favorece la disminución del colesterol en sangre, contribuye a evitar la formación de trombos en los vasos sanguíneos y tiene un papel relevante en el metabolismo del calcio.
3. Es anticancerígena. Y protege contra ciertos tipos de esta enfermedad, como los de  esófago, páncreas, cuello de útero, piel, mama o laringe.
¡Una cara perfecta!
La vitamina C ayuda a la piel a producir colágeno, la sustancia que nos mantiene jóvenes. Pero el cuerpo humano no produce esta vitamina, por lo que debemos ingerirla con la dieta. ... camuflaje. ¿Estás cansada de utilizar un corrector para las bolsas y las ojeras? Aquí tienes la solución más barata y práctica para cambiar tu mirada: un algodón empapado en zumo de limón (vitamina C pura) blanquea la piel, al mismo tiempo que, por sus cualidades antiinflamatorias, deshincha la zona. ... cuidados extra. Si vas a comprar un producto con vitamina C y no está cerrado herméticamente, es recomendable mirarlo bien, ya que se oxida con mucha facilidad. Se puede saber su estado por el color. Si el producto está muy amarillento o amarronado, es que puede estar dañado. Al terminar de usarlo, asegúrate de que queda bien cerrado y guárdalo alejado del calor y de la luz natural.
También en la despensa
La fotoprotección y la lucha contra el envejecimiento prematuro no se limitan a la acción de las cremas con índice solar o a los tratamientos antiedad. La piel es el reflejo del alma, cierto. Pero también lo es de la dieta que sigamos. Los especialistas son capaces de detectar un déficit de vitamina C tan sólo con mirarnos a la cara: el tono de nuestra piel habla. Por ello, también desde el interior se puede combatir la acción de los radicales libres aumentando la ingesta de naranjas, limones, kiwis, frutas rojas, fresas, berros, coles, berenjenas,  vegetales de hoja verde, tomates, brécol, perejil...etc., alimentos extremadamente ricos en vitamina C que, además de su papel antioxidante, es imprescindible para evitar la pérdida de firmeza y tonicidad por su intervención directa en la producción de colágeno, el elemento responsable de mantener la elasticidad de la piel.
-Bebida Antiarrugas. Nada más levantarte, bebe en ayunas, el zumo de dos naranjas (recién exprimido) es una cura infalible contra el envejecimiento prematuro de la piel. Conviértelo en tu rutina de belleza.
-Sin granitos. El limón es un potente antiséptico, perfecto para utilizarlo como tónico en la limpieza diaria. Humedece un algodoncito en zumo de limón y aplícatelo en las zonas a tratar. ilumina el rostro
-Mascarilla casera. Si tu piel está apagada y sin tono, nada mejor que una mascarilla casera a base de naranja y dos cucharadas soperas de yogur. Déjala que actúe 15 minutos en la piel y notarás el cambio.
-Sin manchas. Para tener la piel sin rastro de manchas (manos y rostro), utiliza un algodón empapado en zumo de limón. También las uñas estarán siempre blancas si las remojas durante 5 minutos en un zumo de éste recién exprimido.
DE COMPRAS:
-Vitamina C 100% natural A Cerola (5,99 €), Arkovox.
-Concentrado nutricional Anti-Edad Firmeza (27,60 €), Innéov.
-Aceite seco perfumado Huile Sublime Bois D’Orange (29,90 €), Roger & Gallet.
-Hidratante antifatiga Skin-Ergetic (47 €), Biotherm.
-Sérum Concentrado con Vitamina C al 6%, C+C Vitamin Complex (110 €), Natura Bissé.
-Suero antimanchas Even Better Clinical (58 €), Clinique.
-Eau de Toilette Flor de Naranjo (34 €, 100 ml), Ángel Schlesser.
-Crema de noche Nectalys (35,90 €), Galénic.
-Tratamiento antioxidante intensivo Cura Energy C Complex (59 €, 4 unidades), Mesoestetic.
-Ampollas antiedad (42 €, 6 unidades), Tacha Beauty´s.
-Bálsamo labial Lip Care (4,90 €), apivita.
Limpiadora Facial Exfoliante Vitamina C (15 €), the body shop.

CONTINÚA LEYENDO