5 usos cosméticos del huevo que seguramente no conocías

Este alimento puede hidratar tu piel, nutrir tu cabello, eliminar impurezas... y mucho más. Descubre sus propiedades cosméticas.

5 usos cosméticos del huevo que seguramente no conocías
Pexels

Los huevos son uno de los alimentos más completos, nutricionalmente hablando, de la naturaleza. Fuente de proteínas de alta calidad biológica, con aminoácidos y vitaminas y minerales, ¡nunca deberían faltar en una dieta equilibrada y saludable! Sabemos que entre otras cosas, tienen muchos efectos positivos en la salud (nos ayudan a crear y mantener sanos los tejidos, a tener más energía, disminuyen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, tienen efecto protector frente al desarrollo de la arteriosclerosis, desarrollan la masa muscular…) pero… ¿sabías que también cuentan con multitud de propiedades cosméticas?

Los huevos se han utilizado en distintos tratamientos de belleza desde hace muchos siglos, aunque no todo el mundo conoce sus virtudes. Y es que con propiedades hidratantes, aclarantes, purificantes, antiinflamatorias y vitamínicas, pueden tener unos efectos increíbles sobre la calidad de la piel o del cabello… ¿Interesada en conocer todos los usos cosméticos que tiene este alimento tan común y económico? ¡Toma nota de sus propiedades!

Mascarilla para el pelo: Aplicado sobre el pelo, el huevo aporta volumen y devuelve el brillo a la melena. Bate un huevo con un poco de zumo de limón y aplica la mascarilla sobre el pelo seco durante 20 minutos. Después de aclararla, notarás más brillo, sedosidad y mucho volumen en tu cabello. Esta mascarilla es ideal para los meses de verano, además, cuando el pelo se reseca todavía más por el mar, el sol y el cloro de las piscinas.

Purificante: ¿Tienes puntos negros o poros incrustados? El huevo tiene propiedades purificantes y desincrustantes. Ayuda a limpiar la piel al 100% (funcionando como un imán cuando se seca) por lo que es ideal para fabricar mascarillas o tiras caseras para eliminar puntos negros o impurezas, como las de la nariz.

Hidratación: El huevo es un alimento muy rico en ácidos grasos y vitaminas, así que funciona como una fuente de hidratación natural sobre la piel. Prepara una crema o mascarilla hidratante mezclando una yema con aceite de oliva y zumo de limón, aplicándola sobre la piel limpia durante 15 minutos. También puedes incluir en ella ralladura de cáscara de naranja. Notarás la piel mucho más jugosa y rellena.

Antiinflamatorio: El huevo reduce la inflamación notablemente y es ideal para calmar la piel irritada, con picor o hinchada. Con sólo aplicar una mascarilla casera sobre la zona a tratar notarás la diferencia. Los compuestos activos de la clara, principalmente, ayudan a reducir rápidamente la hinchazón de ojeras y bolsos en la zona de los ojos.

Contra la grasa: El huevo regula el pH. Lejos de lo que pueda parecer, es uno de los alimentos más alcalinos que existen, por lo que es ideal para regular el pH de la piel y ayuda a disminuir la grasa facial, previniendo la aparición de acné e impurezas. Una mascarilla con este alimento (y con avena, si quieres incluirla) también te ayudará a controlar la grasa en el cuero cabelludo, ayudándote a mantener el pelo limpio y suave durante más tiempo, especialmente si lo tienes graso.

Continúa leyendo